Tratamiento hospitalario para los adictos a internet

Bradford Regional Medical Center, en Pensilvania, es el primer hospital americano que cuenta con un programa de rehabilitación para la adicción a internet. Abrió sus puertas la segunda semana de septiembre. Mientras tanto, los expertos debaten si el atractivo de las redes sociales o de los juegos online son los causantes de la adicción.

Antes de dar paso al artículo te dejo con un breve vídeo que nos muestra cómo tratan en China a los adictos a Internet.

En los países asiáticos está adicción es mucho más frecuente y agudizada, hasta el punto que hay jóvenes que se pasan meses sin salir de sus cuartos:

[Quizás te interese 20 cosas que tienes que hacer si quieres ser realmente feliz]

¿Quien no ha detenido una conversación para responder a un mensaje o quien no ha ignorado a sus amigos para revisar los últimos tweets? Aunque esto posiblemente no requiera un ingreso hospitalario, los siguientes 4 consejos podrían ayudarte a moderar estas conductas adictivas.

1) ¿Cuál es tu debilidad? ¿E-mails, juegos o facebook?

Casi todo el mundo usa internet, así que, para empezar, piensa qué tipo de tecnología (móvil, ordenador) y qué actividades son las problemáticas para ti. “Analiza si ese uso de la tecnología está instaurado en todas las áreas funcionales de tu vida o y ya interfieren en tu vida cotidiana”, dice Adi Jaffe, directora ejecutiva del Centro de Tratamientos Alternativos para la Adicción.

Intenta ser objetivo sobre si las actividades online se te están yendo de las manos, si son prioritarias a tu trabajo, amigos o familia, por ejemplo, y examina cuándo ocurre esto con más frecuencia.

“Cuando hayas descubierto que tu problema es quedarte hasta tarde jugando a Candy Crush, revisar los e-mails cada vez que tienes un momento libre o pasarte horas en youtube, márcate objetivos para cambiar esos patrones de comportamiento habituales. Haz también un seguimiento de tus logros y de los cambios que vas consiguiendo”, dice Reid Hester, director de investigación en Terapias de Comportamiento y promotor de Moderatedrinking.com

“Mi recomendación es crear nuevos hábitos en la vida” dice Jaffe. Pero, advierte, no es tarea fácil: “Crear nuevos hábitos suele generar cierta incomodidad al principio”.

Nos refugiamos en un mundo virtual, quizá por el miedo a mostrarnos como realmente somos en la realidad. Nos creamos un entorno perfecto, con cientos de amigos y cosas emocionantes que a fin de cuentas, son falsos. ¿No vale más la pena vivir una vida auténtica, aunque pueda haber desilusiones, que escudarse detrás de la pantalla fingiendo que estas no existen?

2) Haz pequeños cambios

Hester sugiere, para empezar, fijar pequeños objetivos pero alcanzables:

“Si, por ejemplo, tu meta es no revisar el correo durante el fin de semana, podrías anotar en tu calendario todos esos fines de semana que lo lograste, que no revisaste el correo. De hecho, podrías también premiarte los domingos por haberlo conseguido.”

Otra opción es delimitar el tiempo que usarás internet. Una vez concluido ese tiempo, cierras el buscador y quitas cualquier señal sonora o visual que te pudiera indicar que tienes un mensaje nuevo. Los usuarios de Mac podrían usar un programa llamado Freedom que limita el acceso a internet durante el periodo de tiempo que elijan. Puedes empezar con periodos cortos de tiempo y, poco a poco, ir alargándolos.

3) Encuentra las razones, reales, de por qué estás tanto tiempo en internet.

Por último, para reducir tu adicción, necesitas saber qué es lo que te aporta el uso de la red. Sarah Bowen, Profesora Asistente de Psiquiatría de la Universidad de Washington y conocedora de técnicas de mindfulness para luchar contra las adicciones, dice: “Cuando no estamos satisfechos con lo que tenemos o con cómo nos encontramos, buscamos y tratamos de alcanzar cualquier cosa que nos satisfaga”.

Muchas personas, dice, revisan compulsivamente el correo porque esto les aporta el refuerzo de recibir atención.

Para reducir este comportamiento adictivo, mírate a ti mismo cuando estás en internet:

“Primero, solo dirige tu atención: ‘Estoy cogiendo el móvil‘. Haz una pausa en ese momento. Incluso si te has parado cuando ibas a cogerlo, pregúntate: ‘¿Qué es lo que quiero ahora mismo?‘ Necesitas reconocer tu comportamiento automático y estar dispuesto a analizarlo durante un minuto”, dice Bowen.

Reconocer ese comportamiento automático te permitirá darte cuenta de por qué coges el teléfono durante una cena familiar o por qué continúas on line después de haberle dicho a tu marido que te ibas a acostar. Una vez que sepas qué es lo que estás buscando o evitando, puedes descubrir mejores maneras de alcanzar esas metas que te habías fijado (lo cual mejorará tu habilidad de controlar tu conducta adictiva).

4) No te castigues

Tal vez tengas recaídas (suele pasar cuando tratas de cambiar un comportamiento que has tenido durante mucho tiempo) pero no te castigues por ello. Anímate cada vez que logres tus objetivos o progreses en tus cambios. “Te beneficiará más el premiarte por tus progresos que castigarte por no ser perfecto”, dice Hester.

A diferencia de las personas adictas al alcohol o a la heroína, las personas con adicción a internet no tienen la opción de simplemente “decir no” o de evitar personas, lugares y cosas que pueden actuar como desencadenantes de las recaídas; al fin y al cabo, internet está en todos sitios. Además, el ser capaces de moderar el uso que hacemos de internet suele ser más difícil de lograr que la propia abstinencia, ya que esta moderación en el uso conlleva estar expuesto frecuentemente a la actividad adictiva.

¿Qué hacer entonces con las recaídas? Según Jaffe, las recaídas y su recuperación deben tratarse como un acercamiento al éxito, favoreciendo así el desarrollo y fortalecimiento de habilidades que ayudarán a superar la tentación de volver a caer en un uso perjudicial de internet. “Mi opinión es que las recaídas sucederán; pero no tenemos que considerarlas como un indicio de fracaso”, dice.

Artículo escrito por Nuria Álvarez. Más información sobre Nuria aquí


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.