Los tratamientos basados en la gratitud son más eficaces

¿Eres una persona agradecida? ¿Aprecias lo que tienes? En este artículo hablo de la importancia de valorar las pequeñas cosas y de dar las gracias por ellas.

Antes de que leas este artículo te invito a que veas este breve vídeo en el que nos da una de las claves para ser feliz.

En el vídeo nos dicen que los científicos tienen identificada una de las claves para ser más felices. ¿Quieres saber cuál es esa clave? Pon atención al vídeo:

[Te recomiendo “Ser feliz por encima de los problemas“]

Se podría decir que la gratitud funciona como un músculo. Si cada día nos tomáramos un tiempo para reconocer el valor de aquello que tenemos, los sentimientos de agradecimiento y aprecio se incrementarían notablemente. De hecho, las personas menos agradecidas son las que mayores beneficios obtendrían, si realizasen el esfuerzo de apreciar más lo que hay a su alrededor. “Los tratamientos basados en la gratitud son más eficaces para aquellas personas menos agradecidas”, dice Philip Watkins, profesor de Psicología de la Universidad del Este de Washington.

Actualmente la gratitud en los niños está siendo un campo de investigación cuyos resultados, más recientes, indican que el papel de los padres es fundamental a la hora de promover esta actitud de reconocimiento.

Uno de los estudios que se ha llevado a cabo en este ámbito, y que será publicado este año en la School Psychology Review (Revista de Psicología Escolar), es el que se realizó con un grupo de 122 niños de primaria. Durante una semana, estos estudiantes siguieron un plan de estudios en el que aprendieron conceptos relacionados con la generosidad y el cultivo de la gratitud. ¿Qué sucedió después? Que el 44% de los niños que formaron parte de este programa optó por escribir cartas de agradecimiento cuando se les daba la opción, después de una presentación de la Asociación de Padres de Familia. Sin embargo, del grupo control, fue únicamente un 25% de alumnos los que optaron por escribir este tipo de cartas.

“El antiguo dicho de que las virtudes se alcanzan, no se enseñan, es lo que sucede aquí”, dice Robert Emmons, profesor de Psicología de la Universidad de California. Los padres deberían ser modelos para sus hijos en este comportamiento, si quieren crear en ellos el músculo de la gratitud. “Aunque es una idea que no les suele gustar escuchar, no pueden dar a sus hijos algo que ellos mismos no tienen”, dice el Dr. Emmons.

“Parece obvio que es necesario este moldeamiento por parte de los padres; sin embargo, pasa desapercibido para muchos de ellos”, dice Watkins. “Creo que lo más importante sería que nosotros, los adultos, empezáramos a darnos cuenta de que realmente tampoco somos muy agradecidos”, añade.

Según las investigaciones, el simple acto de dar las gracias aporta beneficios tangibles. Un estudio de 2008, publicado en la  School Psychology Review, analizó a 221 niños de sexto y séptimo curso. Se les dividió en dos grupos y se les asignó, a cada uno de ellos, una tarea. Al primer grupo se le pidió que anotase, cada día y durante dos semanas, cinco cosas por las que estaban agradecidos. Al segundo grupo, también se le pidió que hiciera una lista, pero enumerando cinco cosas que les resultaban molestas. El resultado fue que, tras esas dos semanas que duró la tarea, el primer grupo mostró una actitud más positiva hacia la escuela y una mayor satisfacción con su vida, en comparación con el grupo que tuvo que enumerar cinco molestias.

Materialismo vs gratitud

Las compras por Internet permiten adquirir aquello que queremos de manera sencilla y rápida; lo cual hace que nos sea más complicado reconocer el valor de muchos de esos artículos. “Hoy, si uno de tus hijos quiere unos zapatos, vas a la web, eliges talla y color y los tienes en casa al día siguiente. No llegan a “desearlos” o a priorizar otras cosas, simplemente con apretar un botón los tienes”. Dice Willy Walter, director de la firma Walter & Dunlop en Estados Unidos.

Según Jeffrey Froh, coautor del estudio y profesor asociado de Psicología en la Universidad de Hofstra, los adolescentes que con frecuencia compran por Internet y reciben con éxito aquello que quieren, suelen mostrar mayores niveles de depresión, actitud negativa y peores resultados académicos. “El materialismo tiene el efecto contrario al de la gratitud”, dice Jefferey.

El valor de las pequeñas cosas

Según los investigadores, las acciones cotidianas pueden ser incluso más importantes que los grandes esfuerzos. “Expresa gratitud a tu pareja o a tus hijos”, dice el Dr. Hofstra Froh. “¿Por qué dar las gracias a tu hijo por hacer algo que debe hacer? Porque de esta manera le refuerzas, internaliza, por ejemplo, que tiene que recoger su cuarto, y empieza a hacerlo por él mismo”, añade Hofstra.

Dar las gracias, apreciar lo que tenemos y reconocer su valor, es algo que los adultos deberíamos empezar a practicar. Tal vez tenemos “profesores” más cerca de lo que pensamos…

“Los niños tienen una afinidad natural con la gratitud y, a menudo, son ellos los que enseñan sobre ella a los padres”, dice Emmons. Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.