Saltar al contenido

Tu ideal de vida y la teoría del horizonte para comprenderlo

Existe una teoría denominada “La teoría del horizonte”.

¿Qué es el horizonte? El horizonte aparece cuando la tierra y el cielo se juntan en la distancia. Pero ocurre algo curioso con el horizonte: ¿alguna vez podrías llegar al horizonte?

Si tu vas andando hacia el horizonte éste se va alejando, es decir, nunca puedes llegar al horizonte. Es una construcción que hemos hecho los seres humanos para entender el concepto de tiempo y espacio.
[Sigue leyendo]

Tu ideal de vida

Todos los seres humanos tenemos en nuestra mente nuestro ideal de vida. Ese estilo de vida que conforma nuestros sueños absolutos. Ese ideal es tan perfecto que te garantizo que nunca lo vas a lograr porque por mucho que lo logres siempre querrás más.

Ese ideal es igual que el horizonte. Por mucho que avances siempre lo verás más lejos.

ideal vidaEsto lo digo por lo siguiente. Hay personas que parten de un punto en la vida. Vamos a llamarle el punto A.

Van avanzando, toman acción y hacen que las cosas sucedan en la vida y llegan como resultado al punto B, que es una situación mejor en la vida. Han mejorado.

Sin embargo, el ideal que existe en su cabeza está todavía más lejos porque los seres humanos tenemos un don: nuestra capacidad para soñar no cesa. Eso es lo que nos mantiene ilusionados en la vida.

Diferentes maneras de medir los logros

Básicamente las personas medimos nuestro desempeño en la vida de dos maneras diferentes y dependiendo de cuál sea la forma para medirlo vas a conseguir felicidad o infelicidad en la vida.

Este concepto es muy poderoso.

Te puedes hacer una pregunta: ¿por qué te sientes tan frustrado a pesar de todos los logros que has conseguido en la vida? Te sientes tan frustrado por esas diferentes maneras de medir los logros:

1) hay personas que llegan al punto B en función del ideal al que aspiraban y obviamente como hay una diferencia no se sienten muy bien. Es una situación frustrante.

2) otras personas miden sus resultados en función del punto en el que comenzaron, que era mucho peor. Entonces tienen una sensación de logro y realización extraordinaria. Se dan cuenta de que han avanzado muchísimo. Por supuesto que no han llegado al ideal pero es que nunca van a alcanzarlo.

El ideal está ahí para servirnos de faro pero realmente el ideal en sí no es alcanzable.

La gente verdaderamente feliz opta por la segunda manera de medir los resultados. Esa es la clave. El horizonte sirve para inspirarse y sacar nuestro potencial pero siempre mide tu avance con respecto a tu punto de partida. Eso marca toda la diferencia.

¿Te ha gustado este contenido?… Subscríbete a nuestra newsletter AQUÍ

Hoy en Recursos de Autoayuda Vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.