Saltar al contenido

Un estudio concluye que la depresión es contagiosa

depresion

Hay muchas cosas en esta vida que son contagiosas: la risa, los bostezos, el resfriado común… A partir de ahora, a esta larga lista habrá que añadirle una vulnerabilidad cognitiva asociada a la depresión. En un estudio reciente publicado en la revista Clinical Psychological Science, se concluye que un factor de riesgo para la depresión conocido como “vulnerabilidad cognitiva” puede ser transmitido de una persona a otra.

Esta vulnerabilidad cognitiva es esencialmente un estilo de pensar acerca de los eventos, no debe confundirse con el estado de ánimo de la depresión en sí. Esta vulnerabilidad cognitiva puede ser un poderoso predictor de futuros episodios depresivos.

Pongamos un ejemplo de una persona que presenta este tipo de vulnerabilidad cognitiva. Pongamos como ejemplo un estudiante que suspende un examen importante y comienza a pensar que es un estúpido o inútil y que nunca llegará a la universidad. Centra su atención en ese tipo de pensamientos que le ponen triste. Esta persona presenta este tipo de vulnerabilidad cognitiva que le pone en riesgo de caer en una depresión.

depresion

Sin embargo, supongamos que otro estudiante obtiene el mismo suspenso en ese examen importante. Sin embargo, en este caso el estudiante piensa que no ha estudiado lo suficiente y que estudiará más y mejor la próxima vez. No pierde las esperanzas de entrar en la universidad porque sabe que esforzándose más, lo conseguirá. Aunque el suspenso lo haya puesto triste, él se va a nadar, a correr o a jugar al fútbol. Esta persona no está en riesgo de caer en una depresión.

La vulnerabilidad cognitiva del primer estudiante se mantiene relativamente estable a lo largo de la vida.

Este tipo de vulnerabilidad cognitiva se presenta durante las principales transiciones de la vida o cuando la persona ingresa en un nuevo entorno social y se encuentra rodeado de gente nueva que presenta nuevas formas de pensar.

Esta manera de interpretar los acontecimientos es contagiosa, según ha concluido el estudio realizado en la Universidad de Notre Dame.

Este estudio también ha puesto de manifiesto la importancia de realizar un tratamiento para la depresión basado en la terapia cognitivo conductual, la cual se centra en modificar los pensamientos de las personas acerca de cómo interpretan la realidad y cómo se ven a sí mismos. Este tipo de terapia es muy importante para una persona que sufre depresión. El tratamiento no se debe reducir únicamente a la ingesta de medicamentos.

Fuente

Te dejo con un vídeo muy inspirador:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Me gustó mucho el artículo, es verdad que muchas maneras de pensar negativas de otras personas nos afectan. Mi padre sufre depresión y muchas veces me dice que soy una vaga, que no progreso, que no voy a tener un buen futuro; todo eso a pesar de que me esfuerzo, y me gradué hace poco, a veces sus palabras me derrotan, también sufro depresión y no me ayuda mucho su visión del mundo tan pesimista. A veces pienso en ir a vivir en otro lugar para poder ayudarle pero a la vez no salir tan bajoneada siempre de casa.

Responder

Por experiencia puedo decir que toda situación emociónal de terceras personas que viven o conviven en tu entorno es contagioso, especialmente las negativas. Es necesario establecer barreras sentimentales sólidas para no verse afectado, a la vez de intentar cambiar las percepciones de esa tercera persona en la medida de lo posible. De esta manera ayudas a tu “”vecino” y nos ayudamos nosotros mismos.
Muy interesante artículo y una realidad latente en nuestra sociedad.

Responder