Saltar al contenido

Un pastel de chocolate en el desayuno podría ayudarte a adelgazar

pastel de chocolate

Comerse un pastel de chocolate para desayunar podría ayudarte a perder peso, dicen los científicos.

Antes de entrar en materia te dejo un vídeo en el que nos dan una serie de consejos para tener una dieta sana y equilibrada.

En este vídeo se responden a una serie de dudas muy frecuentes que se dan entre esas personas que deciden empezar una dieta:

Artículos relacionados* Por qué fracasan las dietas: top 4 razones
* Dieta contra la ansiedad
* 5 consejos para una alimentación sana

Una nueva investigación dice que por la mañana es el mejor momento para consumir dulces porque es cuando el metabolismo del cuerpo es más activo y tenemos el resto del día para quemar las calorías.

pastel de chocolate

Comer galletas o chocolate como parte del desayuno también ayuda a frenar el deseo de comer dulces durante el resto del día.

Los investigadores dividieron a 193 adultos clínicamente obesos, no diabéticos, en dos grupos:

1) Un grupo consumió una dieta baja en carbohidratos que incluía un desayuno de 300 calorías.

2) El otro grupo consumió un equilibrado desayuno de 600 calorías que incluía también de postre un trozo de pastel de chocolate.

Ambos grupos consumían el mismo número de calorías en total.

Resultados del estudio

Hacia la mitad del estudio, cuando ya llevaban 32 semanas, ambos grupos habían perdido un promedio de 14 kilos por persona. Pero en la segunda mitad del estudio, el grupo que llevaba la dieta baja en carbohidratos recuperó un promedio de 9 kilos por persona, mientras que el grupo que consumía el pastel de chocolate para desayunar perdió otros 6 kilos cada uno.

Al final del estudio, los que consumieron un desayuno de 600 calorías perdieron un promedio de 18 kilos más por persona que sus compañeros del otro grupo. Aunque ambos grupos consumieron las mismas calorías totales diarias (los hombres 1600 calorías por día y las mujeres 1400), los participantes en el grupo de la dieta baja en carbohidratos se encontraban menos satisfechos y saciados. Sus antojos de azúcares y carbohidratos fueron más intensos y finalmente los llevó a hacer trampa en la dieta.

Sin embargo, el grupo que consumió un desayuno mayor, incluyendo postre, experimentaron pocos o ningún antojo de azucares o carbohidratos durante el día. Los investigadores dijeron que tratar de evitar los dulces por completo puede crear una adicción psicológica a estos mismos alimentos a largo plazo.

Una buen desayuno proporciona energía para las tareas del día, ayuda en el funcionamiento del cerebro y comienza a poner en marcha el metabolismo del cuerpo, lo que es crucial para perder de peso.

El desayuno es la comida que regula con más éxito la Ghrelina, la hormona que aumenta el hambre. Si bien el nivel de ghrelina aumenta antes de cada comida, se suprime con mayor eficacia a la hora del desayuno.

Las dietas altamente restrictivas que prohíben los postres y los carbohidratos son inicialmente eficaces, pero a menudo provocan que las personas abandonen sus planes alimenticios porque sufren síntomas muy parecidos al síndrome de abstinencia que provoca el tabaco. Estas personas terminan recuperando gran parte del peso perdido durante la dieta. Fuente

Para acabar te dejo con un vídeo sobre consejos para una dieta equilibrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.