Saltar al contenido

Una carta de amor a mí mismo

carta de amorQuerido yo,

Nos conocemos desde que tienes conciencia. Nadie saber mejor que yo cómo eres y cómo te sientes en cada momento: cuando una persona te habla, cuando alguien te hace daño…

Todavía eres joven. Tienes la mitad de tu vida por delante aunque tú y yo sabemos que tienes que dejar algunos hábitos que son malos para tu salud. Olvídate del tabaco ¡ya!

Siempre he estado junto a ti en los malos momentos, aunque me ignorabas. Te he acompañado cuando llorabas en la cama y en sitios en los que preferimos esconder en lo más recóndito de nuestra mente.

Siempre he permanecido a tu lado, aunque últimamente me has dejado de lado. Es por eso por lo que te escribo esta carta; para retomar una relación perdida.

Piensa que siempre has tenido más en cuenta las opiniones de los demás que la mía. A mí no me hacías caso, me ignorabas… simplemente no te acordabas de mí, de nosotros.

Cuando eras niño sí me tenías siempre a tu lado pero hubo un momento en tu vida adulta en la que dejé de ser importante para ti. Te centraste en otras personas, personas que no te hacían ningún bien pero que tenías muy en cuenta sus opiniones sobre ti, sobre nosotros.

En ocasiones intenté hablarte, pero casi no me escuchabas. Me prestabas un poco de atención pero rápidamente te enfocabas en esas personas. ¡Era a mí a quien tenías que hacerme caso! Yo te hubiera abrazado, elogiado y apreciado por la persona maravillosa que eres.

Rara vez te he dicho lo mucho que te amo. Lo mucho que te admiro. Lo hermoso, delicado, inteligente y fuerte que eres. Eres mi héroe.

Debería haberte dicho que ignoraras las humillaciones e insultos. Que no importa lo que otros piensen o digan de ti. Que no tengas miedo en ser diferente. Que nunca pases vergüenza por las acciones que tomes y creas correctas.

Te quedan muchas cosas por limar, pero esta vez me vas hacer caso. Solo así mejorará tu vida en todos los aspectos: serás un mejor padre, un mejor amigo y un mejor profesional en esto que haces y que tanto te gusta. Entonces te amaré aun más.

Si te mantienes seguro y firme cuando se acerque la tormenta, ya nadie podrá contigo y entonces, querido amigo, seremos uña y carne.

Me vas a recuperar después de tantos años que me tenías olvidado. Incluso a veces me has tratado mal. Pero amigo, es la hora del reencuentro.

* Vas a dejar que camine junto a ti en los más tortuosos y oscuros caminos que quizás nos queden por recorrer.

* Vas a dejar que cuide de ti.

* Me vas a escuchar y vas a tener en cuenta mi palabra y no la de otros.

* Te voy a proteger, a defender y a cuidar de ti.

Hoy es un gran día querido amigo. Siento no haber puesto más esfuerzo en estar presente cuando más me necesitabas, pero ahora vamos a recuperar todo el tiempo perdido. Nos lo merecemos.

Sé que estás pasando por tiempos difíciles en este momento. Que la vida no te está respondiendo como esperabas. Sé que estás decepcionado y triste porque tu vida se ha convertido en un fracaso.

Yo te voy a ayudar a recuperar ese lado optimista y alegre que tienes. Sé que eres fuerte, valiente y honesto, y por eso vamos a vencer. Persevera y saldrás más fortalecido que nunca.

Vamos a ser un equipo inseparable. Conquistaremos este nuevo futuro. Yo te tengo y esta vez no te voy a dejar ir. Nunca nadie nos va a volver a separar.