Saltar al contenido

Usar nuestra inteligencia para minar nuestro instinto depredador

Usar nuestra inteligencia para minar nuestro instinto depredador
Uno de los principios del Budismo es que todo en este mundo está interconectado y forma parte de una misma cosa, de ahí su respeto hasta por el animal más insignificante como pueda ser un mosquito.

Se ha dicho que una sociedad puede ser evaluada por el modo en el que trata a los animales y no me parece descabellado aunque haya quien trate mejor a un perro que a un ser humano. No olvidemos que el ser humano es el animal más depredador que existe. La inteligencia lo único que ha hecho es refinar ese grado de salvajismo.

Si utilizásemos esa inteligencia para comprender esa interconexión de la que habla el Budismo y aprendiéramos a respetar cada ser vivo que puebla este planeta, otro gallo cantaría.

Ver vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.