Saltar al contenido

¿Viajar con una persona nos ayuda a conocerla?

Se dice comúnmente que para conseguir conocer del todo a una persona, es importante viajar con ella, esta creencia puede llegar a ser muy cierta, a continuación expondré algunos argumentos que refuerzan esta idea.

Una de las razones para pensar que conoceremos mas a una persona viajando con esta, es que al salir de las rutinas, y estar fuera de la zona de confort, podemos ver una nueva cara de las personas y de nosotros mismos. Además podemos ver a las personas en un contexto distinto al que estamos habituados a verlas y esto puede cambiar las conductas comunes que conocemos de estas.

Otro aspecto que logramos conocer de las personas al viajar es su capacidad de resolución de conflictos, pues pueden presentarse situaciones nuevas o que no se han vivido antes y el como se enfrenten las personas a las complicaciones surgidas nos dirá mucho de ellas. Cuando las cosas se ponen estresantes, nuestro compañero de viaje puede encogerse de hombros, tomar las cosas con sentido del humor, entrar en pánico o buscar la manera de solucionar los asuntos, la estrategia que escoja nos dirá mas sobre su personalidad.

Algo revelador sobre estar en un viaje con otra persona es que pueden ocurrir dos cosas: que nos unamos y fortalezcamos nuestros vínculos con esta, o que se fracture algo en nuestra relación. Viajar con una persona puede revelar cosas que no nos gustan de esta y no lo sabíamos antes o algún aspecto de nosotros que ellos no conocían y les disguste.

Al viajar, salimos de nuestras circunstancias habituales y de nuestra zona segura y de comodidad, nos exponemos a nuevos ambientes y situaciones, con lo cual nos volvemos mas vulnerables y receptivos a nuevas experiencias, esto nos ayuda a conocernos mejor, pues a veces nos ponemos en situaciones limite que exhiben actitudes y cambios de comportamiento que no estamos acostumbrados a ver en nosotros mismos. Este proceso de introspección que se da en los viajes, además de ayudarnos a conocer otros lados de nosotros mismos desde otra perspectiva, conocemos también los de la persona con la que estamos viajando y a través de una mayor comprensión de nosotros mismos, logramos una mayor comprensión de nuestros compañeros de viaje.

El hecho de convivir con alguien mas tiempo del que estamos acostumbrados, nos hace trabajar nuestra tolerancia para aceptar las diferencias en los hábitos, costumbres o manías que tengamos con las otras personas. Respecto al tiempo, es importante, en caso de que estemos acostumbrados a estar solos, informarle sobre esto a la otra persona y tratar de reservar espacios para pasar tiempo a solas.

El hecho de viajar con alguien puede también revelarnos mucho sobre el tipo de relación que tenemos con esta persona, a veces la persona toma un rol mas dominante ejecutando mas decisiones, o se queda con un rol mas sumiso, sin ejercer mucho su opinión. También podemos ver que tan fácil nos ponemos de acuerdo en cuanto a las actividades que queremos realizar y si la persona impone sus opiniones o muestra disposición al diálogo para llegar a acuerdos en común.

Un consejo al viajar con alguien, es bordar los conflictos tan pronto como surgan, es importante establecer buenas habilidades comunicativas desde el principio y hablar sobre cualquier desacuerdo o molestia, pues de lo contrario estos se acumularan.

Es importante aprovechar la oportunidad de estar acompañados para conocer mas sobre la otra persona y fortalecer nuestra relación con esta, además de estar abiertos a las nuevas experiencias y también a conocer mas sobre nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.