Esta es toda una lecciòn que no deberìamos olvidar nunca. Han llegado a mi mente todas las veces en las que me quejo por tonterìas. Un abrazo y muchas gracias por esta ducha de agua frìa.

Responder