Cómo sacar tema de conversación

Temas de conversación en grupo

Tener a una persona delante y no tener tema de conversación, es una de las sensaciones más complejas y difíciles de asumir a nivel emocional. Independientemente de si es una persona que te atrae físicamente o sencillamente es alguien con quien te apetece conversar. Es importante contar con algunos recursos para tener tema de conversación.

Para muchas personas es un impedimento para poder establecer relaciones con otras personas. Ya que, tener a una persona delante y no saber cómo sacar tema de conversación, es incómodo, no se puede negar. Especialmente si delante tienes a alguien que te atrae, que te parece interesante y a quién quieres impresionar.

Un silencio incómodo que llena el ambiente, que te hace repetir gestos sin sentido y que se contagia a la persona que tienes enfrente. Algo que puede convertirse en un problema para sociabilizar, porque en esas conversaciones fallidas se va hundiendo la autoestima poco a poco.

Si te ocurre a menudo y tienes problemas para entablar conversaciones, estos consejos te resultarán de gran utilidad. Recursos y herramientas con las que podrás aprender a comunicarte con otras personas. Trucos para sacar temas de conversación y disfrutar de charlas realmente interesantes con cualquier tipo de persona a la que te tengas que enfrentar.

Empezando temas de conversación

No censures ningún tema de conversación

Quizá creas que algunos temas son poco interesantes y vas creando una lista de prohibidos. Algo que sin duda reduce tus posibilidades, porque con toda probabilidad en cualquier momento puede surgir una gran conversación de algo realmente insignificante. Ser más interesante no consiste en poder hablar de cuestiones de cultura, únicamente.

Poder mantener una conversación de cualquier tema, por muy absurdo que parezca, es lo que puede marcar la diferencia. Porque nunca se sabe qué es lo que le gusta a la otra persona y por ello nunca se debe infravalorar cualquier tema de conversación. No censures ningún tema de conversación, a no ser que pueda resultar excesivamente polémico. Solo con esto tu lista de temas se multiplica exponencialmente.

Encuentra un punto en común

Una conversación puede resultar totalmente aburrida cuando no se comparte ningún interés. Hasta que llega ese tema que hace que cambien las tornas, el punto en común que te ayuda a mantener una conversación que os pueda interesar a los dos. La clave consiste en tratar muchos temas, hablar sobre intereses, tus aficiones, tus gustos musicales. Quizá en algún punto llega ese interés común que convierte la charla en toda una interesante conversación.

Mantén la mente abierta a nuevas aficiones

A veces no es fácil encontrar un punto en común, sencillamente porque a cada uno le gustan cosas diferentes. En ese caso, antes de rendirte puedes mostrar interés por lo que están explicando de una forma sencilla. Si la otra persona es un apasionado de los coches, por ejemplo, y te habla sobre un montón de términos que desconoces, introduce una frase que con la que dar un giro a la conversación.

En lugar de dejar que hable sin escuchar lo que te dicen, rendirte y pensar en cómo salir de esa reunión, haz saber que no tienes ni idea de coches, pero que te gustaría conocer algo más sobre tipos de combustibles, por ejemplo. De esta forma tu acompañante detecta que tienes interés por él, aunque no te interese lo que está hablando.

Cómo empezar un tema de conversación

Introduce preguntas abiertas y siempre en positivo

Quizá tu interlocutor tenga más problemas que tú para mantener una conversación, lo que te hace ser aún más imaginativo. Para crear una conversación es fundamental utilizar preguntas abiertas y en positivo, que den lugar a una respuesta elaborada. En lugar de preguntarle si le gusta el Sushi, cuya respuesta es sencillamente sí o no, pregunta si le gusta la comida de otros países.

Con ese cambio tan sutil estarás creando una conversación en torno a la comida que puede derivar en un montón de temas más. La comida es un punto en común con muchas personas, ya que a la mayoría le encanta comer y para todos es una necesidad. Así que busca el momento y no desaproveches la oportunidad.

Temas emocionales

Cuando tratas de entablar una relación íntima con otra persona, elegir bien el tema de conversación es fundamental. Así como lo es saber detectar en qué momento pasar a temas más personales. Las cuestiones emocionales que generan un sentimiento positivo pueden llevarte a establecer una relación cercana.

Por lo tanto, si llega el momento y las circunstancias lo permiten, introduce temas emocionales como la familia, las aficiones, los viajes y la infancia. Esto es lo que se conoce como FAVI, temas de conversación que te llevan a expresar tus emociones, tus sueños y experiencias. Lo que te permite vincularte con la persona con la que estás conversando, de forma que se crea un vínculo emocional entre ambos.

Responde, aunque no te pregunten

Muchas personas son habladoras compulsivas, esto a menudo se trata de una cuestión de nerviosismo. Esto provoca que de un tema que podría convertirse en una gran conversación, se vuelva un monólogo en el que solo interviene una persona. Puedes evitarlo fácilmente, no pienses que vas a quedar como egocéntrico, solo se trata de intervenir en la conversación.

Aprovecha además para contar una anécdota sobre ti. Cuando llegue tu turno de hablar, evita frases cortas y cerradas que den pie a terminar el tema de conversación. Si estáis hablando de comida, en lugar de decir que a ti también te gusta el Sushi, cuenta alguna anécdota. Habla sobre tu restaurante japonés favorito, cuánto tiempo hace que no vas. De ahí puede salir una próxima cita en la que visitar ese lugar que os interesa a los dos.

Sacar temas de conversación ayuda a conocerse

Cuidado con el lenguaje corporal

Lo que dices es importante, más aún cómo lo dices y lo que tu cuerpo expresa cuando lo dices. Por mucho que hables, por muy interesante que se tu conversación, si tu expresión corporal no acompaña será muy complicado establecer un vínculo con la otra persona. Tu cuerpo habla por ti, tus ojos, tus manos, la posición de tu cuerpo.

Artículo relacionado:
¿Cómo expresarse mejor? 7 consejos para hacerte entender

La práctica es la clave del éxito, disfruta de la compañía de otras personas y poco a poco descubrirás el placer de mantener conversaciones del cualquier tema.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.