Comprender el significado de Mindfulness

El concepto de Mindfulness engloba 3 partes:

* Conciencia: es la dimensión del ser humano que le hace ser consciente de sus experiencias. Sin la consciencia, nada existiría para el ser humano.

* Atención. La atención es la conciencia enfocada a algo. Si entrenas tu atención mejorarás en tu capacidad para realizar eficazmente actividades sin ningún tipo de distracción.

* Recordar. El Mindfulness trata de recordarte que tienes que prestar tu atención plena a la experiencia del momento. Intentar ser plenamente consciente de todo lo que haces en cualquier momento del día es algo difícil. Tu cerebro tiende a olvidar esta necesidad de ser consciente.

Supongamos que deseas practicar el Mindfulness o atención plena para ayudarte a lidiar con el estrés. Mientras estás trabajando piensas en la próxima tarea importante que tienes que realizar y comienzas a sentirte estresado. Al tomar conciencia de este estrés, recuerdas que debes centrar tu atención consciente a tu propia respiración en vez de preocuparte constantemente por la actividad que vas a realizar.

Al respirar profundamente comienzas a notar una sensación de bienestar que te ayuda a calmarte. Consulte el Capítulo X para más información sobre la respiración consciente.

La atención plena debe ser cultivada en el momento presente, sin emitir juicios y debe aportar una serie de valores positivos. Esto quiere decir que podemos desglosar aún más el concepto de Mindfulness:

* Prestar atención en el momento presente. La realidad se encuentra en el aquí y ahora. Solo tienes que estar al tanto de sentir las cosas tal y como lo son ahora.

* Sin emitir juicios. Normalmente, cuando notas algo, automáticamente reaccionas a la experiencia de acuerdo con tu condicionamiento pasado. El Mindfulness busca una reacción aséptica, sentir la experiencia tal y como es sin entrar a valorarla.

* Aportar valores positivos. La atención plena debe aportar valores como la bondad,
la compasión y la amabilidad. En el capítulo 4 veremos más información sobre cómo cultivar valores mediante la práctica de la atención plena.

La meditación Mindfulness puede estar dirigida a:

1) Tu respiración.

2) A cualquiera de tus 5 sentidos.

3) A tu cuerpo.

4) A tus pensamientos o emociones.

5) A una actividad que vayas a realizar.

2 maneras de practicar el Mindfulness.

1) De una manera formal.

Practicar el Mindfulness de una manera formal quiere decir que vamos a reservar un momento del día para dedicarnos en exclusiva a realizar una sesión de meditación Mindfulness. Mediante esta sesión entrenaremos nuestra atención y aprenderemos a lidiar con los pensamientos intrusivos. Fomentaremos un sentido de bondad y curiosidad hacia todo aquello que nos rodea. En un próximo post hablaré más detenidamente acerca de la meditación formal.

2) De una manera informal.

Esto se refiere a intentar instaurar un determinado estado de ánimo que incluye un alto grado de concentración en cualquiera de tus actividades diarias como pueden ser cocinar, limpiar la casa, caminar hacia tu lugar de trabajo, hablar con un amigo, conducir, etc.

De esta manera profundizamos en nuestra capacidad de ser conscientes y entrenamos nuestra mente para que permanezca en el momento presente en lugar de dirigirla hacia el pasado o el futuro. En un próximo post hablaré más detenidamente acerca de esta manera informal de practicar el Mindfulness.

La ayuda que aporta el Mindfulness en tu vida diaria.

Perdemos mucho tiempo pensando en cosas que no aportan nada en nuestra vida.

Este tipo de pensamientos diarios se entrometen en nuestra mente mientras realizamos nuestras actividades diarias. Esto quiere decir que, por ejemplo, si decidimos salir a dar un paseo para relajarnos, puede que nuestra mente se ponga a pensar en qué vamos hacer mañana en nuestro puesto de trabajo. Nosotros, por tanto, no estaríamos viviendo el momento presente y encima estaríamos fomentando nuestro estrés, ansiedad o depresión a causa de este pensamiento.

El Mindfulness no se centra en la resolución de problemas.

El Mindfulness hace hincapié, en primer lugar, en la aceptación del problema. Posteriormente, la resolución del problema puede venir o puede no venir. Por ejemplo, si tu sufres un trastorno de ansiedad, el Mindfulness te muestra cómo aceptar ese sentimiento de ansiedad en lugar de negarlo o luchar contra ese sentimiento. Con este nuevo enfoque del problema, el cambio o su resolución suele producirse de manera natural.

El Mindfulness dice que si aceptas el problema, éste se transforma. La aceptación significa reconocer tu experiencia presente, pero esto no significa renunciar a su solución o darse por vencido.


Un comentario

  1.   Ccruzmeza@gmail.com dijo

    Un regalo para la mente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.