¿En qué consiste la kinesiología emocional?

kinesiología emocional

Es un hecho que la mente, las emociones y el cuerpo están totalmente relacionados entre sí. Lo ideal es conseguir que no fallen ninguno de los tres elementos y mantener un buen equilibrio. Si falla alguno de ellos, es importante recuperar el equilibrio lo más pronto posible. La conocida como kinesiología emocional es un herramienta usada para recuperar la armonía y el equilibrio.

En el siguiente artículo te hablamos de una manera más detallada de la kinesiología emocional y cómo se puede integrar en la vida diaria de las personas.

Qué se entiende por kinesiología emocional

La kinesiología emocional es una disciplina holística que reconoce la estrecha relación que existe entre tus emociones y el funcionamiento óptimo de tu cuerpo. Se basa en la hecho de que las diferentes tensiones emocionales pueden manifestarse como bloqueos energéticos, afectando de una manera directa al bienestar y la felicidad de las personas.

La kinesiología emocional se basa en la comprensión profunda de la interconexión entre mente-cuerpo. A través de técnicas no invasivas, se busca identificar ciertos desequilibrios energéticos que puedan estar afectando tanto a tu salud mental como física. Esta herramienta aborda no solo los síntomas, sino también las raíces emocionales de tales problemas.

Cuáles son los objetivos de la kinesiología emocional

Gracias a esta técnica se busca alcanzar los siguientes objetivos o metas en la persona que se somete a la misma:

  • Liberarse por completo de emociones negativas como la depresión, la ansiedad o la tristeza.
  • Vivir con felicidad y plenitud.
  • Aumentar la autoestima y la confianza.
  • Mayor claridad a nivel mental.
  • Gestionar la emociones.
  • Obtener las metas fijadas de una manera eficaz y con poco esfuerzo.
  • Convertirse en aquella persona que uno desea.

Identificación de desafíos emocionales

Durante una sesión de kinesiología emocional, el terapeuta trabaja el paciente para poder identificar aquellos desafíos emocionales específicos que pudieran afectar al bienestar. A través de la comunicación no verbal con el cuerpo, se exploran diferentes áreas de tensión y se establece un diálogo silencioso que revela la historia emocional almacenada en los músculos.

emociones

Un enfoque terapéutico profundo

Uno de los aspectos más importante de la kinesiología emocional es la capacidad que tiene a la hora de abordar las emociones reprimidas. Suele ser normal y habitual que las experiencias emocionales no expresadas pueden acumularse y afectar negativamente a la salud. La kinesiología va a proporcionar un espacio seguro para liberar este tipo o clase de emociones, permitiendo una sanación profunda a la vez que duradera.

El camino para poder sanarse

Una vez identificados los diferentes desafíos emocionales, la kinesiología emocional se centra en liberar los bloqueos energéticos. Esto se logra mediante diversas técnicas, como es el caso de la estimulación de puntos de acupresión, la visualización y la respiración consciente. El objetivo no es otro que el de restaurar el flujo armonioso de energía vital, permitiendo que tanto el cuerpo como la mente encuentren su equilibrio natural.

La importancia del terapeuta

El terapeuta de kinesiología emocional desempeña un papel crucial y esencial como guía en el viaje del paciente hacia el autoconocimiento y la sanación. Su habilidad para poder interpretar las respuestas musculares y facilitar la liberación de bloqueos energéticos es fundamental para el éxito de la terapia. La relación terapéutica en la kinesiología emocional se basa en la confianza mutua y el respeto, creando un espacio seguro en el que poder explorar y transformar las diferentes emociones.

¿En qué consiste el test muscular?

En el corazón de la kinesiología emocional se encuentra el test muscular, una herramienta que va a permitir al terapeuta comunicarse con el cuerpo del paciente de una manera no verbal. Este proceso implica aplicar una suave presión a diferentes músculos del cuerpo mientras el paciente exploras las emociones. Las respuestas musculares van a ofrecer pistas sobre posibles bloqueos energéticos y desequilibrios emocionales.

kine emociones

Cómo es una sesión de kinesiología emocional

En primer lugar se hace una entrevista previa para conocer el trabajo que se debe realizar. El paciente puede estar sentado en una silla o tumbado en una camilla y sin nada alrededor que pueda interferir en la sesión.

Acto seguido el terapeuta comienza a preguntar al cuerpo a través del test muscular de los brazos y siguiendo un protocolo. Gracias al mismo el profesional irá obteniendo toda la información necesaria para sanar al paciente.

El cuerpo del paciente es el que va a marcar en todo momento la pauta a seguir en la sesión. La misma termina cuando los desajustes se hayan equilibrados por completo o cuando el cuerpo lo indique.

Beneficios de la kinesiología emocional

  • La kinesiología emocional permite identificar y abordar desafíos emocionales específicos que pudieran afectar al bienestar.
  • La kinesiología emocional busca equilibrar cuerpo y mente para conseguir una buena salud integral.
  • A través de diversas técnicas específicas, se consigue liberar bloqueos energéticos, restableciendo la armonía en el cuerpo.
  • La kinesiología emocional puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad al abordar las tensiones emocionales provocadas por estos estados.
  • Fortalece la capacidad para poder hacer frente a situaciones estresantes y desafiantes, aumentando la resiliencia emocional de la persona.
  • Proporciona un espacio para el crecimiento personal y para el desarrollo de una mentalidad más positiva.

Cómo aplicar la kinesiología emocional a la vida diaria

La kinesiología emocional no se limita de manera exclusiva a la terapia, es un enfoque de vida que se puede llegar a integrar en la rutina diaria. Aprender técnicas simples de autoevaluación y de liberación de tensiones emocionales te ayudará a conseguir un equilibrio emocional duradero. Esta integración continua te va a brindar las herramientas necesarias para afrontar los desafíos emocionales presentes en la vida cotidiana.

En definitiva, la kinesiología emocional es una puerta directa hacia el entendimiento profundo del propio cuerpo. A través del diálogo silencioso que se produce entre el cuerpo del paciente y el terapeuta, se llega a explorar las capas más profundas de las emociones y se produce un proceso de sanación integral. Este viaje hacia el equilibrio interior permite descubrir la conexión intrínseca entre los pensamientos, las emociones y el bienestar.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.