Saltar al contenido

¿Qué son los pares craneales?: Cómo se edifican dentro del cuerpo

El cerebro puede ser fácilmente reconocido como el órgano más importante del ser humano, pues es el que se encarga de que se lleven a cabo todas las funciones importantes que se requieren, no solo para salir adelante, sino también para existir. Con nuestro cerebro no solo pensamos, sino que también regulamos las acciones que tomamos. Algo tan sencillo como respirar, caminar o levantar las manos puede ser una muestra de la importancia de nuestro cerebro, puesto que sin él, nada de eso pudiéramos hacerlo de ninguna manera.

Cuando hablamos del cerebro, podemos pensar en las continuas sinapsis que este órgano lleva a cabo; en las neuronas que nos permiten pensar y realizar tareas, bien sean fáciles o complicadas.

Sin embargo, en muchas ocasiones nos gustaría conocer algunas cosas más sobre su funcionamiento, y sobre todos aquellos elementos importantes que, dentro de este, permiten que se siga haciendo este trabajo. Los pares craneales, por ejemplo, cumplen una importante función nerviosa dentro del cerebro, y son una serie de nervios que surgen de la parte inferior del encéfalo y siguen adelante hasta el cuello y el abdomen. En este post nos adentraremos en el cerebro y descubriremos las funciones que cumplen estos nervios dentro de él.

¿Qué son estos pares?

Los pares craneales, que también son conocidos como nervios craneales, son una serie de doce nervios que salen del cerebro a nivel del tronco del encéfalo, y se encuentran distribuidos a través de la cabeza; los podemos encontrar en la base del cráneo, cuello, tronco y tórax.

La Nomenclatura Anatómica Internacional le ha dado al nervio terminal la definición de un nervio craneal, a pesar de ser atrófico en los humanos, y de estar estrechamente relacionado con el sistema olfatorio.

Los nervios craneales tienen un origen aparente, que se refiere al lugar donde el nervio sale o entra en el encéfalo. Su origen real es distinto de acuerdo a la función que cumplen dentro del cuerpo; las fibras de los pares craneales con función motora tienen su punto de origen en grupos celulares que se encuentran en la parte más profunda del tallo encefálico, y son homólogas de las células del asta anterior de la médula espinal.

Las fibras de los pares craneales que ejercen funciones sensitivas o sensoriales tienen sus células de origen fuera de dicho tallo encefálico. Por lo general en ganglios que son homólogos de los de la raíz dorsal de los nervios raquídeos.

Características de los pares craneales

Hay muchas características que estos nervios pueden compartir dentro del cuerpo humano. No obstante, la característica más interesante que comparten, y que los hace únicos y especiales es el hecho de que salen directamente del encéfalo, sin pasar por la médula espinal. Es decir, estos nervios van desde la parte inferior del encéfalo, atravesando unos orificios situados en la base del cráneo para llegar a su lugar de destino. Curiosamente, estos nervios no sólo se dirigen a zonas como la cabeza, sino que también se terminan de dirigir hacia partes como el cuello o la zona del tórax y abdomen.

De esta forma podemos decir que los nervios craneales constituye esa parte del sistema nervioso que relaciona al encéfalo con las estructuras craneales y cervicales. El resto de los estímulos nerviosos aferentes y eferentes del Sistema Nervioso Central se llevan a cabo a través de los nervios raquídeos.

Clasificación de los nervios craneales

Cuando hablamos de los pares craneales podemos decir que se encuentran divididos en parejas, puesto que al momento de salir del hemisferio derecho del cerebro, existirá otro nervio craneal que saldrá del hemisferio derecho, de manera simétrica.

Cuando vamos a clasificar los nervios craneales debemos de agruparlos o clasificarlos según dos criterios conocidos. Estos son: el lugar del que parten y la función que cumplen.

Según su posición

Los nervios craneales siempre tienen un número romano asociado,  pues es la manera en que se encuentran designados por la Nomenclatura Anatómica Internacional. Estos números van desde el 1 hasta el 12 correspondiendo, en cada caso, al par en cuestión.

Los nervios craneales que se originan:

  • Por encima del tronco del encéfalo son conocidos como par I y par II.
  • Desde el mesencéfalo son el par III y IV.
  • Desde el Puente troncoencefálico (o Puente de Varolio) se conocen como nervios craneales V, VI, VII y VIII.
  • A partir de Bulbo Raquídeo, son denominados como pares IX, X, XI y XII.

Según su función

  • Cuando forman parte de la función sensitiva, se encuentra formada por los nervios craneales I, II y VIII.
  • Si están asociados con la movilidad ocular y los párpados:  III, IV y VI.
  • Cuando tienen elación con la activación de los músculos de partes de cuello y lengua: nervios craneales XI y XII.
  • Los que son considerados con función mixta: pares V, VII, IX y X.
  • Cuando fungen como fibras de función parasimpática: III, VII, IX y X.

Los tipos de nervios craneales y la función que cumplen

Los nervios craneales tienen una función específica y podemos encontrarlos funcionando y trabajando en diversas partes del cuerpo. No se limitan únicamente a la cabeza y cuello, sino que siguen trabajando incluso más abajo. Aquí hay una lista de los nervios craneales, la función que cumplen y donde se ubican.

Nervio olfatorio:

Es un nervio sensorial, que se encarga de transmitir los estímulos olfativos desde la nariz hacia el cerebro. Su origen real está dado por las células de los bulbos olfatorios. Es el par craneal I y se considera el nervio craneal más corto de todos.

Nervio óptico:

Este, como ya se imaginarán, es el nervio que se encarga de dirigir los estímulos desde el ojo al cerebro. Se encuentra conformado por axones de las células ganglionares de las retinas, y llevan información a los fotorreceptores del cerebro. Se origina en el diecéfalo y corresponde al par craneal II.

Nervio oculomotor

Este par craneal es el encargado del movimiento ocular; asimismo es el responsable también del tamaño de la pupila. Se origina en el mesencéfalo y corresponde al par craneal III.

Nervio troclear

Es un nervio con funciones motoras y somáticas, y se encuentra conectado al músculo oblicuo superior del ojo, haciendo que rote o se salga del globo ocular. El núcleo se origina, al igual que en el anterior, en el mesencéfalo, y corresponde al par IV.

Nervio trigémino

Es el nervio de mayor tamaño entre los pares craneales, y es multifuncional (sensitivo, motor y sensorial). La función que lleva a cabo es la de llevar información sensitiva a la cara, conducir la información de los músculos masticatorios, tensa el tímpano entre otras funciones. Es el par V.

Nervio abducens

Este par craneal se encuentra conectado al ojo y es responsable de transmitir los estímulos al musculo externo del ojo. De esta manera el ojo puede moverse al lado contrario de donde tenemos la nariz. Corresponde al par VI.

Nervio facial

Este par también se considera mixto. Es el encargado de enviar estímulos diversos a la cara para que, de esta manera, pueda ser capaz de producir y crear expresiones faciales. También envía señales a las glándulas lagrimales y salivales. Corresponde al par VII.

Nervio vestibulococlear

También se le conoce como par craneal del nervio auditivo y vestibular, conformando así el vestibulococlear. Es el responsable del equilibrio y la orientación en el espacio, así como de la función auditiva. Su par craneal es el VIII.

Nervio glosofaríngeo

La influencia de este nervio reside en la faringe y en la lengua. Recibe la información de las papilas gustativas y la información sensitiva de la faringe. Al mismo tiempo conduce órdenes a las glándulas salivales y al cuello, facilitándonos la acción de deglutir y tragar. Corresponde al par craneal IX.

Nervio vago

Este nervio se conoce también como neumogástrico. Tiene su origen en el bulbo raquídeo e inerva la faringe, el esófago, la laringe, la tráquea, los bronquios, el corazón, el estómago y el hígado.

Al igual que el nervio anterior, influye en la acción de tragar pero también en lo que se refiere a mandar y transmitir señales a nuestro sistema autónomo, pudiendo inclusive ayudar en lo que se refiere a la regulación de nuestra activación y también a poder controlar los niveles de estrés, o mandar directamente señales a nuestro sistema simpático, y este, a su vez, a nuestras vísceras. Su par craneal es el X.

Nervio accesorio

Se conoce como uno de los más “puros”. Es un nervio espinal y motor. Inerva el esternocleidomastoideo y produce de esta forma la rotación del cuello hacia el lado opuesto, al mismo tiempo que inclina la cabeza hacia su lado. Este nervio también nos permite echar la cabeza hacia atrás, así que podemos decir que interviene en el movimiento del cuello y los hombros. Su par craneal es el XI.

Nervio hipogloso

Es un nervio motor, y al igual que el vago y el glosofaríngeo intervienen en la acción de tragar y en la musculatura de la lengua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.