Qué es el pensamiento divergente y cómo puede solucionar tu vida

El pensamiento divergente es muy aclamado por muchos y otros, se piensan que no podrían tener este tipo de pensamiento nunca por mucho que quisieran beneficiarse de todas sus ventajas. En realidad, todo el mundo puede tener pensamiento divergente, siempre y cuando sepan qué es y que como todo en la vida, con práctica se puede mejorar notablemente.

Aunque quizá tú seas de los afortunados que tienen pensamiento divergente de forma innata. A continuación descubre cómo este pensamiento puede cambiar tu vida.

Qué es

El pensamiento divergente es una forma creativa de buscar soluciones a las cosas en la vida cotidiana. Cuando tienes un conflicto o un problema delante, utilizarás el pensamiento divergente para poder buscar todas las posibles soluciones de manera creativa hasta encontrar la que realmente es la mejor para el caso en concreto.

Por tanto, el pensamiento divergente es la capacidad de generar ideas (como una lluvia de ideas) en la que se sigue una idea en varias direcciones para tener una o más ideas nuevas, lo que a su vez conduce a otras ideas nuevas.  En contraste con el pensamiento convergente (que apunta a resolver un problema específico) el pensamiento divergente es creativo, el pensamiento abierto tiene como objetivo generar nuevas vistas y soluciones novedosas… ¡la creatividad entra en juego!

El secreto para crear nuevas ideas es separar el pensamiento divergente del pensamiento convergente. Esto significa generar muchas opciones antes de evaluarlas. Tales técnicas de lluvia de ideas se utilizan durante el pensamiento divergente. Se busca la calidad en la cantidad y por eso se buscan combinaciones y mejoras en cada una de las ideas.

La creatividad como solucionador

La creatividad, así como la inteligencia, es un rasgo humano general, todas las personas tienen un cierto nivel de creatividad. La mayoría tiene creatividad de nivel medio, pero solo algunas personas son muy creativas o carecen de creatividad. Tener un pensamiento divergente (lateral o creativo) significa ver y percibir una situación de diferentes maneras. Significa reestructurar los viejos patrones, escapar de lo habitual y construir nuevos modelos de pensamiento.

El pensamiento divergente no se trata solo de generar nuevas ideas, sino también de desencadenar conflictos entre ideas opuestas, entre ideas antiguas y nuevas. Alguien que piensa de esta manera trabaja a través de saltos, no a través de “pequeños pasos”; operan no solo con elementos relevantes sino también con los irrelevantes. Finalmente, el pensamiento divergente significa permitir que los elementos espontáneos del pensamiento influyan en una forma sistemática de pensamiento o viceversa.

Ventajas del pensamiento divergente

  • Pensamiento flexible que permite ver la misma situación desde muchos ángulos.
  • El juicio y la autocrítica se ignoran mientras buscas nuevas fuentes de inspiración y nuevas asociaciones para lograr algo.
  • La cantidad de ideas nuevas es mucho mayor que en el pensamiento convergente, y el énfasis se pone en el panorama general de una situación, ideas y problemas.
  • Es mucho más fácil salir de la zona de confort si tiene este tipo de pensamiento y está enfrentando con éxito los nuevos desafíos de la vida.

Desventajas del pensamiento divergente

  • Al concentrarse en el panorama general, los detalles pueden omitirse, lo que también puede ser importante.
  • La cantidad de ideas y soluciones cuenta, y existe el riesgo de no evaluar su calidad adecuadamente.
  • Puedes encerrarte en el problema sin actuar sobre las soluciones encontradas.

El pensamiento creativo está asociado con la naturaleza del pensamiento divergente, ya que ambos tratan por adoptar nuevas ideas y buscar tantas soluciones como sea posible. Es fácil ver que el pensamiento divergente significa una apertura de nuevas oportunidad y muchas opciones que no se ven a primera vista, pero que sí se pueden descubrir a lo largo del camino a través de este tipo de forma de ver las cosas.

Aunque no se puede afirmar que el pensamiento divergente es el mejor de todo, sí se debe tener en cuenta que entre el pensamiento divergente y el convergente, para encontrar la mejor forma de resolver las cosas, el secreto está en encontrar el equilibrio. Lo mejor es tener una mente flexible que sea capaz de integrar ambos pensamientos para el beneficio de la situación en concreto.

¿Tienes un pensamiento divergente?

Quizá, llegados a este punto te pique la curiosidad por saber si tienes o no un pensamiento divergente. Existen algunas señales que te pueden indicar que tienes un pensamiento divergente, son las siguientes:

  • Las mejores ideas te vienen cuando estás solo, en la ducha o a punto de dormirte. Esto ocurre porque son momentos en los que permites que tus pensamientos vaguen libremente. Existe un fuerte vínculo entre la creatividad y varias actividades solitarias (soñar con los ojos abiertos, la meditación, los paseos solitarios, etc.).
  • Eres más creativo cuando trabajas por tu cuenta que en grupos. No importa cuán productivos seamos en el equipo, nada se compara con el trabajo y el pensamiento en momentos de soledad. Las redes más creativas e imaginativas que se configuran en el cerebro funcionan de manera óptima cuando estamos solos.
  • Tienes hambre de conocimiento. Desde un punto de vista neurocientífico, el vínculo entre la apertura a nuevas experiencias, el aprendizaje de nueva información y el pensamiento creativo se ha confirmado durante mucho tiempo. La exploración, la motivación y el aprendizaje están relacionados con la actividad de los neurotransmisores de dopamina, que también facilita la plasticidad psicológica, la exploración y la participación flexible en nuevas actividades.
  • Tienes una intuición fuerte. La intuición es también una forma de creatividad. Los procesos inconscientes y subconscientes pueden ser más rápidos y estructuralmente más sofisticados que los procesos cognitivos conscientes.

Aprende a desarrollar tu pensamiento divergente

Es más fácil de lo que te imaginas.

Hacerte preguntas

Cuando te encuentres ante una situación problemática escribe tu opinión al respecto. Entonces no te limites a esa opinión únicamente y hazte preguntas del tipo:

  • ¿Por qué es así y no es diferente?
  • ¿Qué otros enfoques tiene esta situación?
  • ¿De cuántas maneras se puede resolver este problema?

3 palabras

Piensa en un problema después abre un libro al azar y escoge 3 palabras. Escribe esas tres palabras y pregúntate lo siguiente: “¿Cómo puedo asociar estas palabras con mi problema y qué soluciones puedo ver aquí?”

Cuando pases por un momento más difícil, retroceda dos pasos e imagina que estás viendo el asunto desde lejos. Ahora que tiene el panorama general, ¿qué nuevas interpretaciones y soluciones puede ver?

Escritura libre

Coge un papel y escribe todo lo que te venga a la cabeza sin analizarlo. Solo deja que tu mente se exprese libremente. Recuerda que todo es posible, lo que significa que hay varias formas de alcanzar esa meta o lograr tus sueños.

Te recomendamos:Tipos de pensamientos, ¿Cuáles son y cómo se utilizan?

Sé el primero en comentar