Saltar al contenido

El mejor listado de poemas de futurismo reconocidos

Los poemas de futurismo fueron aquellas expresiones literarias publicadas a principios del siglo pasado, específicamente en el año 1909, cuando el fundador del mismo (Filippo Tomasso Marinetti) publicó el manifiesto un 20 de febrero en el diario “Le Figaro” que circulaba en la ciudad de París.

Éste movimiento caracterizó las distintas expresiones artísticas de la época, incluyendo a la poesía, debido a la inclusión de nuevas formas de escribir y otros elementos distintivos. Entre ellos es posible encontrar la exaltación de la originalidad, temáticas futuristas o de la actualidad para aquella época, utilización de colores brillantes, entre otros.

Recopilación de los mejores poemas de futurismo

Este movimiento, al ser creado desde cero, permitió la inclusión de nuevas técnicas y modelos que cambió los principios artísticos de la época (que algunos de ellos son utilizados aún en la actualidad) y además, abrió paso a otros movimientos o corrientes que surgieron en el siglo XX.

Entre los poetas de futrismo es posible encontrar al fundador Filippo Tommaso Marinetti, Valdímir Mayakovsi, Giovanni Papini, Joan Salvat-Papasseit, Giuseppe Ungaretti y muchos otros; de los cuales extraeremos algunas de sus mejores obras para esta recopilación.

1. “Abrazarte” de Filippo Tomasso Marinetti

Cuando me dijeron que te habías marchado
Adonde no se vuelve
Lo primero que lamenté fue no haberte abrazado más veces
Muchas más
Muchas más veces muchas más
La muerte te llevó y me dejó
Tan solo
Tan solo
Tan muerto yo también
Es curioso,
Cuando se pierde alguien del círculo de poder
Que nos-ata-a-la vida,
Ese redondel donde sólo caben cuatro,
Ese redondel,
Nos atacan reproches (vanos)
Alegrías
Del teatro
Que es guarida
Para hermanos
Y una pena, pena que no cabe dentro
De uno
Y una pena, pena que nos ahoga
Es curioso,
Cuando tu vida se transforma en antes y después de,
Por fuera pareces el mismo
Por dentro te partes en dos
Y una de ellas
Y una de ellas
Se esconde dormida en tu pecho
En tu pecho
Como lecho
Y es para siempre jamás
No va más
En la vida
Querida
La vida
Qué tristeza no poder
Envejecer
Contigo.

2. “Antes del cine” — Wilhelm Apollinaire de Kostrowitsky

Y luego esta tarde iremos
Al cinema

Los Artistas de ahora
Ya no son los que cultivan las Bellas Artes
No son los que se ocupan del Arte
Arte poético o musical
Los Artistas son los actores y las actrices

Si fuésemos Artistas
No diríamos cinema
Diríamos cine

Pero si fuéramos viejos profesores de provincia
No diríamos cine ni cinema
Sino cinematógrafo

También Dios mío es necesario tener buen gusto.

 3. “Tarde a este mundo” de Iventh Guadalupe Acosta

Llegue tarde a este mundo
Llegue a esta vida demasiado tarde,
me hubiera gustado nacer
y llegar a esta vida muchos años antes

Pues vivir hace un siglo atrás
hubiera sido emocionante.
No había deforestación ni contaminación
Habia agua pura y abundante.
El aire era limpio y fresco,
Los pajaritos cantaban sin cesar,
Me hubiera gustado tanto verlos cantar

Porque no naci antes
Es mi gran curiosidad,
Hubiera disfrutado tanto ver el planeta brillar
Y no como está ahora todo en tempestad

4. “Donde está tu amor” de Andrea milena soto

Cielo en llamas alma herida
fragor de mundo destruido
Donde esta tu amor.

En mi cuerpo hendido
ese clamor de mundo
desaparecido
donde esta tu amor.

Solo sulfurados prados
Volcanes volcados
hombres desollados.

No hay amor en las cenizas
el amor en fuga aprisa
solo donde esta tu amor.

5. “¿Qué nos está pasando?” de Fatima Castillo

Vivimos en un mundo indiferente,
algo estamos haciendo mal
destruimos la armonía natura,
el mundo se encamina a su final.

Si no hacemos algo para mejorar.
Sera el final de nuestra existencia,
habrá muerte y destrucción eterna,
la gente no se esta dando cuenta

6. “Oigan” de Vladímir Mayakovski

Oigan;
si encienden
las estrellas
es porque alguien las necesita. ¿verdad?
Es que alguien desea que estén,
es que alguien llama perlas a esas escupitinas.
Resollando
entre tormenta de polvo al mediodía
penetras hasta Dios,
tema haber llegado tarde
llora,
le besa las mano carniseca,
implora
que pongan sin falta una estrella
jura
que no soportará ese tormento inestelar.
Y luego
anda preocupado,
aunque aparenta calma.
Dice a alguien:
¿ahora no estás mal, eh?
¿A que ya no tienes miedo?
Oigan, si encienden
las estrellas
es porque alguien las necesita ¿verdad?
Es indispensable
que todas las noches
sobre los tejados
arda
aunque sea una sola estrella.

Estos fueron los poemas de futurismo que hemos recopilado, por lo que esperamos que hayan sido lo suficientemente buenos para aquellas personas que les agrade el movimiento; de igual manera que para aquellos que no lo conocían.