La razón es más intuitiva de lo que te imaginas

razon e intuicion van unidas

Todo el mundo apela a la razón cuando se requiere que el ser humano piense y reflexione para poder llegar a diversas conclusiones o juicios de una determinada situación. La razón es el argumento que una persona tiene para poder probar algo o persuadir a otra persona de sus argumentos. Todo el mundo quiere tener la razón en una disputa y en ocasiones, no siempre es así y se equivocan.

La razón y el orgullo también van cogidos de la mano. En muchas ocasiones cuando las personas quieren tener la razón a toda costa, el orgullo no les permite ver otras posibilidades y se cierran en banda sin poder mirar en perspectiva. La razón también puede ser la causa determinante de un proceder en una persona. En este caso estaríamos hablando del razonamiento y éste puede ser deductivo (la conclusión está comprendida en las premisas) o inductiva (se tienen conclusiones de algo particular).

La razón

Cuando una persona apela a la razón se vale de principios y asume que lo que cree es cierto. Utiliza la lógica para descubrir las reglas de la razón, como por ejemplo tener en cuenta el principio de identidad (un concepto es un concepto), el principio de no contradicción (un mismo concepto puede ser y no serlo a la vez) o el principio del tercero excluido (que entre el ser y no ser de un concepto, no cabe una situación intermedia). En este sentido, la razón humana lo que quiere es conseguir dar coherencia a las cosas a través de la lógica.

personas que quieren tener la razon

A menudo se piensa que el razonamiento es exactamente lo contrario de las intuiciones. Un ejemplo típico de intuición es la primera impresión que creamos cuando nos encontramos con alguien nuevo. Se nos viene a la mente de forma espontánea y rápida y, en muchos casos, no podemos precisar por qué creemos que esta persona es buena, mientras que este es probable que no lo sea. Por el contrario, cuando las personas piensan en razonar, piensan, por ejemplo, resolver problemas de matemáticas en el aula: un proceso lento, con esfuerzo y consciente. Las personas, al menos los occidentales, también piensan que el razonamiento suele ser más eficiente que la intuición; después de todo, ¿por qué pasar por todos esos problemas para razonar si el resultado no es mejor que las intuiciones?

Las intuiciones son amigas de la razón

Se supone que las intuiciones son rápidas, sin esfuerzo, inconscientes, con poca dependencia de la memoria de trabajo y propensas a errores y sesgos. Se supone que el razonamiento es lento, con esfuerzo y en plena consciencia.

Mientras que la caracterización de las intuiciones es más o menos in situ, la del razonamiento se basa en un uso altamente artificial del razonamiento. Imagina que tienes que caracterizar la memoria. Puedes pensar en el ejercicio consciente y extenuante de tratar de recordar una larga serie de números aleatorios. O puedes pensar en el recuerdo automático de cómo ir a tu casa o cuál es tu nombre.

chica pensando que tiene razon

La mayoría de las intuiciones se pueden hacer para ser conscientes, esforzadas y exigentes para la memoria de trabajo: leer si intentas descifrar una escritura muy pobre, una búsqueda visual si estás buscando una cara en particular entre una gran cantidad de personas, etc. La forma de la intuición es en lo que debemos centrarnos. Es el mecanismo que hace posible la versión más exigente. Para ser justos con el razonamiento, también debemos considerar su expresión más simple, el paso más pequeño que aún puede calificar como razonamiento.

Para entenderlo mejor

Lucía y Marcos no están de acuerdo sobre la película que deberían ver esta noche. Lucía dice: “La semana pasada elegiste la película, así que esta semana es mi turno”. Marcos responde: “Justo lo suficiente, tu turno de elegir”. Este intercambio es bastante trivial, pero aún requiere razonamiento. Lucía tiene que ser capaz de encontrar una razón por la que debería ser el que decide qué película ver. Marcos tiene que ser capaz de evaluar esta razón y decidir que es lo suficientemente bueno como para que conceda el turno.

Al observar esta muestra mínima de razonamiento, nos damos cuenta de que, de hecho, se parece mucho a una intuición. Sucede muy rápido: ni Lucía ni Marcos deben detenerse durante unos minutos para reflexionar sobre la fuerza de “La semana pasada elegiste la película, así que esta semana es mi turno”. No hace falta mucho esfuerzo o memoria de trabajo para reunir tal discusión, y mucho menos para evaluarla. Es importante destacar que la gente realmente no sabe por qué este argumento es persuasivo. Se basa en intuiciones de imparcialidad que no podemos explicitar fácilmente, y que los psicólogos todavía están tratando de entender. A pesar de que la razón se procesa conscientemente, la forma en que se procesa se mantiene bajo el inconsciente.

personas pensando en la razon

Más allá del hecho de que puede ser rápido, sin esfuerzo y parcialmente inconsciente, el razonamiento comparte otro rasgo crucial con las intuiciones: su patrón de desempeño. Lejos de ser infalible, la razón está sujeta a un sesgo sistemático, lo que es más importante, el sesgo de confirmación. De hecho, el razonamiento se parece tanto a la intuición que es más adecuado decir que el razonamiento es en su mayoría intuitivo. O, más bien, ese razonamiento se basa en un conjunto de intuiciones: el razonamiento aprovecha las intuiciones sobre cuál es una buena razón para aceptar una conclusión dada. Tenemos la intuición de que si Marcos eligió la película la semana pasada, Lucía puede usar eso como una razón para elegir la película esta semana.

De cualquier modo, razón e intuición pueden ser amigos que se cogen de la mano, puesto que ambos son los necesarios para poder responder a un argumento donde se deba justificar a través del razonamiento diferentes tipos de pensamientos. En las relaciones interpersonales cabe destacar que llevar siempre la razón no es buena idea, porque a veces, vivir con tranquilidad y en armonía con uno mismo es mucho más valioso que entrar en juegos de palabras para saber quién tiene la razón en un asunto determinado.

Artículo relacionado:
Aprende a entender los distintos tipos de razonamiento

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.