Saltar al contenido

Áreas de oportunidad: una coyuntura al desarrollo global

áreas de oportunidad

Hablar del desarrollo personal, social y profesional es caer indiscutiblemente en las áreas de oportunidad que se presentan, o que podemos potenciar para lograr objetivos.

En el aspecto personal, si no nos conocemos adecuadamente nos vemos mal influenciados y tendemos a caer en errores que a futuro nos perjudican, esto lógicamente guarda relación con el desarrollo profesional y social que como ser humanos podamos tener.

Un área de oportunidad es esa brecha que se abre y que nos genera como su palabra lo dice una “oportunidad” de algo en concreto. Es una frase que han posicionado para mencionar “políticamente adecuado”, esos puntos que necesitan ser fortalecidos. Es decir, las debilidades que pueden ser potenciadas para revertirlas y hacer de ellas un potencial progreso.

En principio es indispensable que para mejorar o cambiar algo en nuestra conducta debemos reconocer que eso existe y cómo nos perjudica. Valorando por supuesto las virtudes, pero teniendo claro cuáles son los defectos para entonces convertirlos en un área de oportunidad.

¿Cómo reconocer un área de oportunidad?

El primer paso, según la psicología es diferenciar nuestros errores, saber en qué estamos fallando, pero sobre todo entender y verlo desde otra perspectiva. El error no debe ser tomado como un defecto que viene para quedarse, más bien para tomar de allí el aprendizaje.

Si vemos que hemos fracasado eso se traduce inmediatamente en no entender que de allí es posible aprender, situación que si puede darse en caso que lo veamos desde la óptica de la equivocación, pues equivocarnos nos puede hacer notar que pese a lo sucedido tenemos la capacidad de mejorar. Eso nos genera confianza y de ella deriva la intención de seguir adelante.

Luego de identificar la falla, nos toca el trabajo de aceptarla, que no es lo mismo. En ocasiones, nos cuesta reconocer que realmente estamos errando en algún determinado tema, incluso si por tiempo creíamos que lo estábamos haciendo bien.

En ese proceso vamos avanzando hacia la transformación de esa debilidad y vislumbramos cómo se convierte en un área de oportunidad, potenciando ese defecto y aprovechándola para obtener entonces una habilidad. Podemos realizar un análisis comparativo de la situación ideal y de la situación real, esto se puede lograr tomando en cuenta ciertos indicadores que nos darán un bosquejo del escenario, para luego determinar las acciones a ejecutar, es decir, hacer un plan de acción.

Áreas de oportunidad pueden frenar el desempeño

Como ya se ha dicho anteriormente, es importante conocernos para así determinar tanto nuestras virtudes como nuestras debilidades. Si no trabajamos en estas debilidades se genera el impedimento de alcanzar nuestro potencial creativo y por ende el éxito que tanto anhelamos.

Sin estas posibilidades de mejoras caemos en el círculo vicioso del desánimo, frenando nuestro desempeño lo que nos evita crecer y seguir avanzando hacia la meta.

Por ello se hace indispensable el rápido y adecuado accionar sobre estas “debilidades” que no sólo pueden afectar el buen desenvolvimiento personal, sino que además afecta directamente la parte laboral.

Cuando en una entrevista te preguntan tus debilidades

Si normalmente nos cuesta a nosotros mismos identificar y reconocer nuestras fallas, hablarlas en público aún más, sobre todo cuando se trata de una entrevista de trabajo en el cual deseamos quedar.

Puede generar ansiedad e incluso angustia por no saber exactamente qué o cómo responder. Lo ideal es sólo hablar de las áreas de oportunidad en el aspecto laboral, ya que algunas no se relacionan con el área personal, pero seguidamente incluir una frase de algo que se esté ejecutando para subsanar o prevenir esa situación.

Por ejemplo: si eres muy distraído puedes mencionarlo y asegurar que te estás poniendo normas que eviten distraerte mientras te encuentres en horario de trabajo. Eso hablará bien de ti, puesto que demuestra que no sólo reconoces esa debilidad sino que además trabajas en ella.

áreas de oportunidad

Si eres emprendedor

Emprender se ha vuelto una rentable opción de salir adelante, pese a los contratiempos que puedan surgir decidimos tomar una iniciativa y dirigirnos hacia ella. Creamos en nuestra mente y ponemos en funcionamiento el plan que nos dará el éxito.

Para iniciar debemos estar dispuestos a tomar riesgos y allí se ponen a ejecutar nuestras habilidades, actitudes, aptitudes, confianza, entre otros aspectos como esa vena visionaria. Sin embargo, es común en los emprendimientos que se generen en exceso las áreas de oportunidad, por eso de que para emprender es necesario potenciar muchos aspectos, estos los dividen en tangibles e intangibles pero siempre con posibilidades de mejoras. Como por ejemplo el mobiliario que utiliza y el que necesita.

En una empresa

En una empresa ya establecida las áreas de oportunidad probablemente no sean las mismas que puede tener un emprendedor. Aquí se presentan debilidades en las ventas, en el posicionamiento del producto, la competencia a la cual se enfrenta la empresa, la gestión que viene realizando e incluso la comunicación interna entre los mismos empleados.

Es importante entonces diferenciar los retos a los que se enfrenta y estudiar cuáles pueden ser las posibles soluciones teniendo en cuenta los elementos que influyen en el proceso.

Especificando áreas de oportunidad en las empresas se pueden mencionar:

  • Bajas ventas
  • Relación entre los empleados
  • Feedback entre la empresa y los clientes
  • Imagen que tiene ante los clientes y ante los mismos empleados
  • Declive del producto o servicio que ofrece

Puede también que se presente, luego de tanto, la deficiencia económica para cubrir gastos operativos, debilidad que mayormente la tienen los emprendedores, pero es común en algunas empresas que por no atacar con anticipación ciertos errores se llegue al punto en que las ventas estén tan bajas que no permita ni siquiera cubrir necesidades básicas, como el pago de los empleados.

Es ahí donde radica la importancia de reconocer a tiempo esas áreas de oportunidad y trabajar en función de mejorarlas.

En el aspecto personal

Hay ciertas conductas que nos pueden influir tanto a nivel laboral como en el ámbito personal, estas puede ser:

  • Ser demasiado exigente
  • O demasiado sensible
  • Procastinar (retrasar actividades)
  • Hablar demasiado
  • Excesivamente desconfiado
  • Mostrar una falta de asertividad
  • Falta de tacto social

Distintos tipos de aprendizaje y en qué influyen

Para ahondar en el tema de reconocer esas debilidades podemos entender de qué van los tipos de aprendizaje y cómo éstos pueden influir en ciertos aspectos.

  • Aprendizaje  saber: es cuando aprendemos conceptos o hechos, se lleva a cabo a través de teorías.
  • Aprendizaje  hacer: se trata de procedimientos, técnicas, procesos y métodos. Los mismos son adquiridos mediante la práctica.
  • Aprendizaje  ser: son las actitudes, valores y normas que llegamos a internalizar mediante la interacción y lo afectivo entre nuestro círculo.

Cuando logramos comprender los distintos tipos de aprendizaje, podemos poner en práctica acciones eficientes para tipo de debilidad que se esté presentando, tanto si es personal, como si trata de un emprendimiento o una empresa.

¿Por qué son importantes las fortalezas y habilidades?

Así como es importante reconocer nuestras áreas de oportunidad, también se hace indispensable tener claras las fortalezas que poseemos y las habilidades con las cuales contamos, esto nos puede ayudar a estabilizar los rasgos positivos y los negativos.

Para esto hay ciertas técnicas, se puede realizar una lista donde se apunten esas áreas en las cuales nos consideramos fuertes. O preguntarle a alguien de tu entorno, en ocasiones tenemos acciones positivas que no reconocemos como tal. Identificando todo lo anterior podrás dar lo mejor de ti, para fortalecer tus áreas de oportunidad y optimizar tus fortalezas y habilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.