Qué es la confianza y por qué es importante

Las relaciones verdaderas entre personas se basa en la confianza. Si no existe confianza no podrá existir nunca una relación estrecha entre dos o más personas. La confianza es la base de las relaciones humanas y por tanto, es necesario entenderla para poder trabajarla en tus relaciones sociales.

Es una parte central en todo tipo de relaciones humanas: las románticas, la vida familias, las operaciones comerciales, la política, las prácticas médicas, etc. Si por ejemplo no confías en tu médico o tu psicoterapeuta no podrás tener un buen asesoramiento o no darás credibilidad a sus comentarios y no te servirá para nada.

Qué es

Es imprescindible entender lo que es la confianza para poder potenciarla en las relaciones personales. Entendemos por tanto, que la confianza:

  • Es un conjunto de comportamientos y formas de actuar que dependen del otro
  • Es una creencia en la probabilidad de que una persona se comporte de ciertas formas
  • Es una actitud mental abstracta hacia una proposición de que alguien es confiable
  • Es un sentimiento de confianza y seguridad que a otra persona le importa
  • Es un proceso neuronal complejo que une diversas representaciones que tiene que ver con las emociones que se sienten hacia otra persona

Los comportamientos y las expresiones verbales son ciertamente una evidencia de confianza, por ejemplo, cuando alguien te trata bien y te dice cosas bonitas, pero estos comportamientos son simplemente pruebas del estado mental interno de confianza que los causa, no de la confianza en sí misma.

Confiar en las personas puede involucrar estimaciones de las probabilidades de cómo se comportarán, pero las personas generalmente confían en los demás sin entender la probabilidad o predicciones precisas sobre sus comportamientos. Algunos filósofos dirían que la confianza es una actitud proposicional, una relación abstracta entre un yo abstracto y un significado abstracto de la oración. Pero la naturaleza de estos seres, relaciones y significados es completamente misteriosa.

La alternativa psicológica de que la confianza es un sentimiento de confianza y seguridad es mucho más plausible que los puntos de vista conductuales, probabilísticos y filosóficos, pero deja sin especificar la naturaleza de este sentimiento.

La confianza es un proceso cerebral que une las representaciones del yo, el otro, la situación y la emoción en un patrón especial de activación neural llamado puntero semántico. Las emociones como la confianza y el amor son patrones neuronales que combinan representaciones de la situación de la que trata la emoción, valoraciones de la relevancia de la situación para las metas , percepciones de cambios fisiológicos y (a veces) representaciones del yo que tiene la emoción.

La confianza entre personas

Considera el caso de una relación romántica entre los personas. Una confía a otro la compra de comestibles… para que esta estructura funcione en el cerebro, necesita tener una representación de sí mismo que se construye a partir de una unión de experiencias, recuerdos y conceptos actuales. La representación de las necesidades se debe vincular con la representación de la persona de confianza, que requiere una combinación de representaciones verbales como las representaciones sensoriales y de género, como la apariencia visual.

Incluso con representaciones justas del yo y la persona en la que se confía, la confianza requiere la vinculación de dos personas. Se requieren vínculos adicionales para incorporar representaciones de situaciones y emociones. La confianza rara vez es absoluta, sino que se limita a situaciones particulares. Una persona puede confiar en que otra vaya a comprar comida a la tienda, pero no para que realice una operación médica.

Finalmente, la confianza tiene una dimensión emocional inextricable. La confianza de una persona no solo es la estimación de la probabilidad de que otro compre comida, sino también un sentimiento positivo hacia el otro. La confianza es un sentimiento visceral hacia otra persona. Si existen dudas sobre la confiabilidad se pueden manifestar en la persona con nervios en el estómago o la sensación de hundimiento.

Para confiar en las personas se necesita sentir bien con ellos. El sentimiento de confianza por tanto surge, como una propiedad emergente de toda vinculación.

La desconfianza

De manera similar a todo lo planteado, la desconfianza es un proceso emocional que va mucho más allá de la estimación de bajas probabilidades de que las personas hagan lo que se supone que deben hacer. También requiere la representación del yo, la persona desconfiada y el aspecto relevante, pero difiere de la confianza en la asignación de emociones negativas similares a la aversión y al miedo.

Estas reacciones emocionales surgen de la combinación de evaluaciones cognitivas sobre metas insatisfechas y reacciones fisiológicas desagradables hacia una persona en la que no se confía. Desconfiar de alguien no es solo una predicción de la traición, sino también un mal sentimiento emocional acerca de la persona no confiable.

Cuando existe desconfianza en una relación humana nunca se podría conseguir una relación estrecha o de buena calidad. Cuando ha habido confianza y existe un hecho o acto que la rompen, volver a confiar en esa persona supone un trabajo emocional por ambas partes muy grande. Serán los hechos, las acciones y el tiempo los que consigan aumentar la confianza entre dos personas.

Es imprescindible al mismo tiempo que las personas sean conscientes de que para poder confiar en otras personas es importante que uno confíe en sí mismo. La confianza en uno mismo hará que se tenga la autoestima necesaria para poder confiar en los demás y saber qué se debe esperar en cada momento. La confianza por tanto, es un trabajo que va desde el interior hacia fuera y que una vez que se comprenda, se sabrá que esperar de otras personas.

Por ejemplo, si estás estudiando y confías plenamente en la capacidad de tu profesor para enseñar la materia, es más probable que tengas mejores resultados en tus calificaciones. Te esforzarás en la materia y tendrás la responsabilidad acorde a la confianza que tengas en tu profesor. En cambio, si sientes gran desconfianza hacia ese profesor lo más probable es que sientas mucha desmotivación hacia la materia y hacia el aprendizaje que debes tener según sus enseñanzas. La confianza entre profesor y alumno, en estos casos, también son clave.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.