¿Conoces las necesidades sociales del ser humano? ¡Te las mostramos!

¿En verdad constituye el deseo de encajar en un grupo social una verdadera necesidad? Aunque en primera instancia podríamos pensar que se trata de una trivialidad, realmente la adaptación y el sentido de pertenencia con nuestros semejantes forma parte del desarrollo esencial del individuo.  Aunque muchos piensan que las necesidades se definen en base a aquellos requerimientos que son indispensables para mantener la vida, es decir aquellos que satisfacen una función vital: como respirar, comer o dormir, es importante aclarar que el bienestar emocional de un ser humano se ve influenciado por la necesidad de afecto, aceptación e identificación.

Una necesidad es un deseo que resulta fundamental en el bienestar, por lo tanto, debe satisfacerse, ya que, de no lograr hacerlo, se acarrean resultados negativos evidentes, como puede ser una disfuncionalidad en proceso o incluso el fallecimiento del individuo. ¿Podemos morir si desatendemos una necesidad de naturaleza social?  Realmente cuando determinaran las causas de nuestra muerte, ningún doctor concluiría en su informe “muerte por carencia afectiva y/o inadaptación social” pero debemos tener en cuenta que el estado de ánimo tiene fuerte relación con la motivación y autoestima, y cuando el desánimo alcanza niveles crónicos podemos desarrollar enfermedades que afecten nuestro bienestar mental y físico, desarrollando una patología que en casos extremos nos conduzca a la muerte.

Características de una necesidad social

Se dice que una necesidad es la expresión de lo que un ser vivo requiere indispensablemente para su conservación y desarrollo, desde el punto de vista psicológico, se le define como un sentimiento ligado a carencias, el cual se constituye en la fuerza motivadora que induce al individuo a ejercer acciones y esfuerzos para suprimir esa falla. Las necesidades sociales son la evidencia de la complejidad del ser humano, cuyo bienestar no está determinado en un solo ámbito, si no que presenta un carácter integral Las necesidades son elementos inherentes a la propia especie humana, la cual manifiesta todo tipo de necesidades en potencia. Las necesidades de tipo social se caracterizan por:

  • No ser creadas, lo que quiere decir que no son producto de un deseo vacío. Las de tipo social, muestran esa parte de nuestro sistema que es satisfecha por el contacto con nuestros semejantes.
  • Determinan la identidad del individuo.
  • Las afinidades y mecanismos de relación están determinados por factores culturales, y por condicionamientos generados por el entorno. Son ilimitadas, una vez satisfacemos una, se desarrollan nuevas.
  • Su intensidad es variable, y depende del estímulo.

Tipos de necesidades sociales

Determinadas por la capacidad de interacción con el entorno, estas necesidades basadas en los procesos mentales a nivel del lóbulo frontal, pueden ser divididas en la siguiente manera:

Deseo de pertenencia: Ser parte de una cultura, desarrollar rituales y costumbres como miembro de una nación o etnia. Formar parte de un grupo social, académico. Realizar acciones que te hagan ser identificado como parte de algo que se define como parte del ser, porque ha sido interiorizado de esta manera, esto constituye el deseo de pertenencia, el cual genera gran satisfacción, seguridad y estabilidad en la persona.

Amor: El amor es una energía poderosa, es un sentimiento con una fuerte carga emocional que ayuda al ser humano a desarrollarse con seguridad. Es un sentimiento determinante en la felicidad del individuo, y por lo tanto constituye su bienestar. Los psicólogos han determinado, que la relación afectiva con sus semejantes, viene dada por la relación de un individuo con su madre, quien constituye la primera fuente de amor con la que el bebé entra en contacto.

Aceptación: Constituye la opinión que otros poseen sobre el individuo, y está muy asociado a la proyección del autoconcepto, y a la reacción del entorno sobre él. Cuando el individuo siente rechazo, puede desarrollar sentimientos de inseguridad, inadecuación y ansiedad, los cuales limitan su bienestar.

Carencias en este aspecto pueden acarrear desordenes emocionales como: anorexia, bulimia, ataques de ansiedad y psicosis diversas.

Familia: Es el seno de nuestro desarrollo, constituye el grupo de personas a las que nos vemos unidos mediante lazos afectivos y de tipo sanguíneo, por lo tanto, no solo las experiencias constituyen un elemento de unión, sino que también las afinidades genéticas son determinantes en este aspecto. La necesidad de formar parte de una, muchas veces ha sido asociada con el deseo de pertenencia.

Amigos: La amistad nos une con personas con las que no guardamos nexos genéticos, si no que nos vemos ligados a ellos por afinidades de tipo personal. Desarrollamos afinidad y empatía con estas personas, y llegan a constituir elementos de confianza y apoyo.

Reconocimiento: Constituye un paso más en la necesidad de aceptación. El deseo de reconocimiento no se contenta con esto, va más allá, busca la admiración y la valoración de los méritos por parte de su grupo social.

Medición de una necesidad social

¿Qué tan necesario es el desarrollo del ser humano en un ámbito social en específico? Al tratarse de una ciencia humanística, resulta complejo establecer un mecanismo de determinación preciso, y que nos permita obtener información sobre el grado de necesidad que representan estos factores de interacción. Para ello se ha trabajado mediante el uso de indicadores sociales, los cuales pretenden reemplazar conceptos por una o más medidas dándole así una definición más operativa; es por ello que estos indicadores resultan una medida directa del bienestar que facilita el establecimiento de juicios sobre los principales aspectos de la sociedad y la forma subjetiva que vive la gente, mediante una medición o descripción de rasgos de una situación, su interrelación y cambio. Estos indicadores de necesidades sociales son de dos tipos:

  • Indicadores externos: Son aquellos síntomas que pueden ser determinados mediante la observación de factores externos del comportamiento. Constituyendo una medida de las situaciones y fenómenos que pueden ser comprobados mediante evidencias.   Básicamente se fundamente en la creación de conceptos basados en hechos comprobables.
  • Indicadores basados en percepciones internas: Consideran en sus parámetros de medición las opiniones, relatos o descripciones de las personas, interviniendo en forma abierta sus percepciones del evento, las cuales pueden no concordar con los hechos. Muchos científicos opinan que, para extraer una conclusión veraz, en base a la subjetividad, es requerido consultar diferentes fuentes, excluir testimonios que se alejen de la percepción colectiva (no sin antes evaluar las condiciones que despertaron esa percepción distanciada de la media).

En la actualidad una gran parte de los estudios este tema, convienen en que ambos tipos de indicadores son complementarios y valiosos, puesto que responden a la multidimensionalidad de la realidad social


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.