Encuentra los diferentes tipos de creencias según su contexto

El ser humano, desde tiempos inmemoriales nace con la capacidad innata de creer. Desde el tiempo de las cavernas, pasando por la edad media y siguiendo adelante hasta nuestros días, hemos, como raza, evolucionado mucho; sin embargo, a la hora de pensar y de creer seguimos siendo esa misma raza que pobló la tierra siendo poco más que una cultura pagana.

Todos nosotros, indiferentemente del credo que pregonamos, o inclusive si pregonamos no creer en nada, incluso ahí estamos promoviendo una forma de creencia.

Si tomamos un ejemplo, una persona creyente en la religión posee una creencia basada en la existencia de un dios, o de varios dioses, sea cual sea el caso. Al mismo tiempo, una persona atea tiene la creencia de que no existe dios alguno y que todo se debe en su mayoría a la ciencia. Indiferentemente de que crea o no en un dios, una persona cree en algo.

Ahora, cuando hablamos de creencia hablamos también de las partes de nuestra personalidad que eligen mantener la fe ciega en algo en lo que creemos. Pasamos no únicamente por la rama de la religión, sino que al afirmar una cosa creemos que es una verdad y de esa forma la manifestamos ante el mundo. En eso es precisamente en lo que se basan las creencias; en esos actos de fe que, como seres humanos, pregonamos y dejamos que continúen su curso.

¿Qué es una creencia?

Los conceptos que, en nuestra lengua, le atribuimos a la creencia, es el de algo en lo que tenemos una fe ciega, y que nos parece y resulta una verdad inamovible, pues nadie que lo intente podrá hacernos cambiar de parecer en cuanto a nuestros pensamientos hacia esa creencia.

En otro concepto que le damos a la creencia en nuestro lenguaje se trata de la opinión que podemos tener sobre una persona o un objeto. Asimismo se emplea en el mismo contexto anterior, pues en estas opiniones que tenemos tampoco nos podrán mover y cambiar lo que pensamos. Esto son los conceptos que se le atribuyen en nuestra lengua a las creencias.

¿De dónde sacamos las creencias?

Las creencias se originan desde que somos niños, puesto que desde que comenzamos a desarrollar consciencia somos capaces de crearnos nuestros propios dogmas y pensamientos. Siguiendo en esta base de ideas, podemos decir que las creencias las desarrollamos en base a las cosas que aprendemos y vemos durante nuestra niñez y adolescencia.

En el momento en el que comenzamos a aprender comenzamos a creer, e indiferentemente de que creamos en cosas reales y demostradas, o en fantasías y cuestiones que no tienen respuesta científicamente hablando, somos capaces de pensar que las cosas son así, y nada nos sacará de nuestra idea.

En el caso de los niños, es muy común que comiencen su vida teniendo creencias y pensamientos que los derivan a un mundo de fantasía.

Hay quienes piensan que esto es malo para los niños, puesto que hay que inculcarles siempre la realidad. Sin embargo, hay expertos que afirman que permitir que los niños crean en las fantasías propias de la niñez, como el hada de los dientes o el conejo de pascua, es beneficioso para ellos, no solo porque les permite conservar esa pureza de la infancia, sino porque, al momento de revelarles la verdad, aunque pueda ser duro para algunos, les demostramos que no todo lo que uno piensa que es real o que es correcto, es en realidad, así.

Les enseñamos que las creencias pueden cambiar y, es más, que es necesario que lo hagan para que, como personas, podamos evolucionar.

 Los tipos de creencias

Cuando nos hablan de creencias, solemos pasar directamente a lo que se refiere a las creencias religiosas. Por alguna razón brincamos directamente a la religión cuando hablamos de esto, y no es para menos, puesto que la creencia en una religión es de las más, no solo importantes, sino también de las más aferradas.

En la mayoría de los casos, las personas que tienen creencias religiosas tenderán a poder creer de mejor manera, puesto que están ligadas a dogmas de fe en los que se les permite creer que incluso las cosas más inverosímiles pueden llegar a ser posibles.

En realidad este se trata como un enfoque sano a la hora de discutirlo, puesto que las personas que tienen creencias religiosas son normalmente menos propensos al cinismo que demuestran quienes no las tienen.

A pesar de esto, la creencia se divide en varios subtipos, y todo depende del momento en el que se esté, y del tema que se esté tratando. Aquí estudiaremos algunos de los tipos que conforman las creencias:

Creencias normativas

En este tipo podemos tratar con las creencias descriptivas, y las morales, también llamadas normativas.

  • Creencias descriptivas: Estas son las que se adquieren por un simple calco imperfecto de la realidad. Estas nos muestran lo que vivimos en el presente, así sea esto lo que queremos o no.
  • Creencias morales: Este grupo de creencias nos hablan de lo que está bien y lo que está mal, y mediante este tipo de creencias podemos llegar a moldear nuestra conducta.

Creencias según la consciencia

En muchas maneras, encontramos creencias que tienen un grado tal de importancia en nuestra psique, que ya las podemos tomar de una manera inconsciente. Esta distinción es confusa porque no podemos estar del todo seguros de hasta qué punto una idea es inconsciente o no.

  • Creencias conscientes: Cuando hablamos de estas creencias nos referimos a aquellas que forman parte de nuestro discurso diario, y en el modo en que expresamos nuestras convicciones, bien sea de manera verbal o escrita, y con la que nos referimos a nuestras opiniones.
  • Creencias inconscientes: La creencia inconsciente es la que se puede expresar mediante actos involuntarios o pensamientos. Por ejemplo una persona que cree que mentir está siempre mal puede darse cuenta de que no piensa realmente esto si se le da una situación en la que no tenga consecuencias terribles.
  • Creencias religiosas: Cuando hablamos de creencias religiosas, podemos remontarnos a cualquier etapa de la historia, puesto que la religión ha tenido un amplio margen de acción en el comportamiento del ser humano desde tiempos inmemoriales.

En esta vertiente debemos de saber distinguir entre creencias religiosas y creencias seculares.

  • Creencias religiosas: Como su nombre lo indica, estas creencias están ligadas de manera férrea a una religión, y con la misma férrea determinación la persona se amoldará y se aferrará a los dogmas y mandamientos de esta, indiferentemente de su popularidad, pues en ello ha basado su fe.
  • Creencias seculares: son aquellas que no se encuentran ligadas a ninguna religión, y en este caso puede tratarse de todas las demás creencias. En el caso del ateísmo está sujeto a debate si es una creencia religiosa o secular, puesto que aunque dicen no creer en las religiones, su principal creencia se basa en estas, puesto que creen que no son ciertas.

Creencias según su utilidad

La creencia que tengamos puede también tener cierto impacto en nuestra calidad de vida. Es por ello que debemos de saber distinguir entre creencias adaptativas y desadaptativas.

  • Creencias adaptativas: Son aquellas que nos permiten seguir con nuestro día a día sin tener con esto que hacerle daño a nadie o perjudicar de alguna manera a otra persona o ser viviente.
  • Creencias desadaptativas: En esta categoría están aquellas creencias que no nos permiten llevar una vida sin perjudicar o sentir prejuicios por otras personas con las cosas en las que creemos. Una especie de creencia desadaptativa puede ser la creencia de que hay razas inferiores, o la creencia predominante del nacionalsocialismo de que tanto los homosexuales como los judíos debían ser exterminados.

Creencias colectivas

Históricamente, se sabe que una persona puede aferrarse más a una creencia si siente que la comparte con una o más personas en su entorno. A la hora de creer quizás la cantidad de creyentes sea tanto, o más importante, que el tema en el que crees. Es por ello que muchas veces las iglesias son la mejor forma para creer en una religión, pues gracias a ellas una persona puede juntarse con varias que comparten sus creencias y su manera de vivir.

En el ámbito político también se han dado múltiples reuniones en base a la creencia en determinado tema. Es por ello que la mayoría de los países del mundo toman un gobierno bipartidista, en el que muchas personas generan grupos y comités que apoyan a cierta rama del gobierno, mientras que otras se juntan en apoyar a otro sector.

A la hora de determinar la creencia en personas jóvenes, la forma más sencilla de abordarlas es en la escuela, pues es aquí donde los niños y adolescentes desarrollan el comportamiento grupal, y mediante las clases y las conversaciones pueden establecerse creencias grupales en un salón de clases.


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.