Saltar al contenido

“Cuando hacerlo bien no basta” de Frédéric Fanget

cuando hacerlo bien no basta

cuando hacerlo bien no basta

Reseña

Vivimos en una sociedad cada vez más exigente y competitiva que nos obliga a dar lo mejor de nosotros mismos si queremos destacar o simplemente seguir la corriente.

Esta exigencia muchas veces es interiorizada por las personas de una manera obsesiva y comienzan a volverse excesivamente perfeccionistas, se ven envueltos en una perfección tóxica que acaba por destruir su autoestima, no logran los objetivos establecidos y destruyen sus amistades pues son demasiado exigentes con todos aquellos que les rodean.

El querer hacer bien las cosas es una virtud pero obsesionarse con hacerlas perfectas puede convertirse en una enfermedad mental.

El libro está estructurado en cuatro partes:

1) Primera parte:

Nos explica en qué consiste el perfeccionismo, qué aspectos del mismo son buenos y cómo nos puede llevar a la obsesión y a la destrucción de nuestra autoestima. En este sentido, nos habla de distintos tipos de personalidades perfeccionistas, en concreto nos habla de dos tipos: el “excesivo” y el “constructivo”.

2) Segunda parte:

Nos habla de diferentes tipos de perfeccionismo y de diversas afirmaciones que da por sentadas el perfeccionista tóxico y que son totalmente erróneas e irreales.

3) Tercera parte:

Nos habla de las diversas implicaciones que tiene este perfeccionismo tóxico en los diferentes ámbitos de nuestra vida: familia, trabajo… También nos habla de qué tipo de problemas mentales acarrea esta obsesión por hacerlo todo perfecto: ansiedad, depresión…

4) Cuarta parte:

Nos da una serie de claves para que podamos integrar el perfeccionismo de una manera más sana y útil en nuestra vida que nos ayude a conseguir los objetivos que nos propongamos. También nos enseña a tratar con personas que sufren este perfeccionismo tóxico.

Datos técnicos

Editorial: Urano
Número de páginas: 216
Encuadernación: tapa blanda
ISBN: 9788479537364
Año de edición: 2010
Precio: 13 euros

Opinión

Un libro que puede venir muy bien a aquellas personas que son demasiado perfeccionistas y que resultado de ello se quedan estancados, pues sus acciones nunca son de su agrado.

Hace un retrato muy bueno de esa personalidad perfeccionista tóxica pero a la vez te ofrece una alternativa, te da una serie de claves sobre cómo lograr ser un perfeccionista sano que se puede permitir el lujo de cometer algún fallo y aprender del mismo para hacer las cosas cada vez mejor.

“Mientras seguía por televisión una competición de salto con pértiga, comprendí un poco mejor el riesgo de fracaso que nos acecha cuando ponemos el listón demasiado alto.

En el salto con pértiga, el mismo competidor fija la altura de la barra a partir de la cual empieza a saltar. Por ejemplo, un atleta que sabe que sabe que puede llegar a 5,90 m, empezará a saltar con la barra a 5,70 m y luego, en caso de tener éxito subirá la altura de la barra de 5 en 5 cm.”

El problema de muchos de nosotros es que nos ponemos el listón demasiado alto y cuando no conseguimos los objetivos propuestos nos sentimos frustrados y esto daña nuestra autoestima. Hay que empezar como el saltador de pértiga: poco a poco e ir subiendo el listón.

“Se trata de dar un primer paso para salir de tu perfeccionismo excesivo y ciertamente no de buscar un cambio radical de golpe. Pregúntate, por ejemplo: “¿Qué me pasará si conservo alrededor del 90 por ciento de mi perfeccionismo actual y acepto ser algo menos perfeccionista en el 10 por ciento restante de mi vida?” Acaso la perfección no sea tan indispensable como crees. No solo es necesario hacer menos cosas, sino asimismo hacerlas menos perfectamente.”

bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.