¿En qué consiste amar?

Desde pequeños aprendemos el concepto del amor que hay en nuestra sociedad, lo aprendemos en nuestro entorno cercano, en la televisión, en el cine, en la publicidad.

Una de las creencias que hemos aprendido sobre el amor hacia los demás es la de que amar  implica perderse en el otro. Pero cuando empezamos a poner en práctica esta creencia nos encontramos con que estar siempre disponibles para los demás, pasando por encima de nuestras propias necesidades, nos puede  llevar  a tener una sensación de resentimiento cada vez que cedemos sin querer hacerlo.

Si yo tomo, por mí mismo, la decisión de estar en una situación concreta al lado de alguien, por dura que pueda llegar a ser esa situación, no provocaré en mi ningún resentimiento porque es lo que quiero vivir, es mi sentir, es mi decisión. Pero si actúo en contra de mi mismo, genero una negatividad adentro que tarde o temprano se mostrará afuera, como decía Freud: “No podemos mentir,  la verdad sale por los poros.”

Vídeo: “Aniversario de un amor eterno”

¿Por qué a veces decidimos, ante las demandas de los demás, ir en contra de nosotros mismos?  ¿Cómo sabemos que las demandas de los demás son lógicas? ¿Cómo sabemos que cuando hacemos algo por los demás no les estamos perjudicando, o si realmente necesitan eso que nos piden?

Solo tenemos una medida a la hora de saber qué hacer por los demás: lo que sentimos nosotros mismos.  Ser quienes somos, ser verdaderos, no traicionarnos, no hacer las cosas que no queremos hacer.

Hay una razón por la que los seres humanos tienen un criterio interno, y es para ayudarles a tomar decisiones.  Si no prestamos  atención a ese criterio interno le estamos haciendo un flaco favor a nuestra  felicidad y a nuestra salud.

Quizá el mayor acto de amor que un ser humano pueda realizar sea ser auténtico con los demás, entregarles  el regalo  de nuestro yo verdadero. No habrá mayor ni mejor contribución a la vida de otra persona que darle lo que realmente somos, ya le guste más o menos.

Ser auténtico y decir la verdad  no implica exponer cada queja o resentimiento que aparece por nuestra cabeza, tiene que ver con ser libre para vivir como uno quiere vivir y dejar al otro libre para que viva  y se exprese según es.

Al ser auténticos y no renunciar a ello en ningún momento,  nos damos cuenta rápidamente de si la persona con la que estamos es con quien queremos estar. Ser auténtico es como pasar un escáner de realidad a la relación, que nos desvela qué hay de verdadero y de falso en ella.

Para ser auténticos en nuestras relaciones necesitamos:

  • Escuchar, sin estar preparando una respuesta mientras la otra persona habla, sin tener comentarios en nuestra cabeza mientras escuchamos, simplemente escuchar. A veces lo único que necesitan los demás es ser escuchados.

  • No pretender cambiar a la otra persona. Permitir a los demás que sean como son, aunque no estemos de acuerdo con ellos, y respetar su manera de ser y de vivir.

  • No trasladar nuestros problemas a los demás, ni dejar que ellos pongan los suyos sobre nosotros.

  • Darnos cuenta de que cuando algo que otros hacen o dicen nos molesta, es que hemos tocado un límite personal nuestro, y que podemos ver cómo ensancharlo.

Cuando amamos de manera libre comprendemos que cada ser humano está en un viaje personal  para soltar todo aquello que le lastra, y que el fin de cada uno de nosotros es la libertad en nuestra mente.

¿Que es para ti amar?

Artículo escrito por Álvaro Gómez. Más información sobre Álvaro aquí


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.