Saltar al contenido

Actitudes que delatan tu inteligencia intrapersonal y cómo reconocerlas

Si hablamos de una situación en la que un individuo es muy consciente de sus capacidades y habilidades, además de sus limitaciones, se suele utilizar el término inteligencia intrapersonal.

Según los investigadores como Howard Gardner, cada individuo posee ciertos tipos de inteligencia que son las que le permiten avanzar en la vida, que le facilitan la resolución de ciertos problemas y que también hacen que sea capaz de comportarse de cierto modo.

La inteligencia intrapersonal es aquella que es capaz de señalar la calidad introspectiva que puede tener una persona. Es decir, la capacidad que tiene un individuo de ahondar en su propio ser y en su propia psique.

Características principales

Una de las principales características de este tipo de inteligencia es que provee la capacidad de estar en profundo contacto con uno mismo. Aunque esto pueda parecer normal para la mayoría de individuos, lo que en realidad caracteriza esta inteligencia es que las personas que la poseen en demasía son capaces de contactar fácilmente con su interior, pero no les resulta tan fácil hacerlo con el exterior. He aquí que los poseedores de este tipo de inteligencia como su inteligencia más desarrollada son a menudo tímidos y reservados, y que suelen permanecer callados cuando están en grupo.

Esto no quiere decir que  no puedan establecer relaciones duraderas con otras personas, sino que no les resultará tan fácil como a las personas con inteligencia interpersonal, puesto que no es su prioridad en la vida. La prioridad de una persona con inteligencia intrapersonal es la de establecer una relación duradera y próspera consigo mismo.

Esto no querrá decir tampoco que no pueda tener otros tipos de inteligencia, sino que esta será la que le guíe mucho más en su modo de actuar, pues es la que predomina en el individuo.

Por lo general, los sujetos que manejan este tipo de inteligencia suelen buscar la manera de realizar sus trabajos y solucionar problemas por ellos mismos, sin mediación de un tercero, y de esta manera obtienen mejores resultados que trabajando en grupo. También se sabe que aquellos que manejan esta inteligencia suelen estar más en contacto con sus emociones, y que son personas sensibles conscientes del dolor y la tristeza, pero que al mismo tiempo son capaces de sentir una gran alegría.

Según lo establecido por Gardner, tener esta inteligencia como característica dominante es un aliciente para que las personas busquen trabajos que les permitan mantenerse en continua reflexión, por ejemplo: filosofía, psicología, sociología, antropología, entre otras muchas.

Las personas que manejan esta inteligencia son independientes y dueñas de una buena autoestima y autoconfianza. Además ellos tienen un muy buen sentido para denotar sus fortalezas y debilidades y piensan profundamente en las cosas que son importantes para sí mismos.

Las personas que desarrollan esta inteligencia también suelen desarrollar con ella su capacidad lingüística, pues esta forma parte del desarrollo de la comunicación con uno mismo, y tiene carácter personal e interno. Al mismo tiempo, aunque esta inteligencia predomina en ellos, son capaces de utilizar otras inteligencias para desarrollar soluciones a problemas o simplemente para reflexionar.

Características de los niños con inteligencia intrapersonal

Las características presentes en esos niños capaces de crear una buena relación consigo mismos incluyen la disciplina, la comprensión y la autoestima, además que son capaces desde muy niños de crear una percepción precisa respecto de sí mismos, lo que hace que maduren más rápido.

Esto lo evidencian los niños que son reflexivos y que tienen un razonamiento que muchas veces es acertado, y que gracias a esto pueden ser consejeros de sus pares.

Se encuentran conscientes desde pequeños de sus puntos fuertes y sus debilidades para alcanzar sus metas. Ayudan a reflexionar a nuestros sentimientos y pensamientos con sus acertadas palabras, lo cual a veces nos hace pensar que nuestros hijos son más inteligentes que nosotros. Poseen una habilidad innata de regular los pensamientos e inquietudes, así como del estrés persona.

Cómo conocernos a nosotros mismos

Si nos vamos a la teoría de las inteligencias múltiples, para conocernos a nosotros mismos primero debemos reconocer el repertorio de pensamientos y sentimientos que nos conforman, y también el tipo de estímulos que pueden inducir a cualquiera de ellos.

Hay que avanzar entre distintos estados de ánimo y descubrir cómo son nuestras acciones una vez dentro de cada uno de ellos a fin de crear un esquema confiable que nos permita irnos conociendo de a poco; de esa forma podemos regular nuestra conducta para llegar a la consecución de objetivos establecidos. Este es el modo en que la inteligencia intrapersonal permite que podamos tener acceso a los rincones de nuestra mente, y utilizar esa información a nuestro favor.

Mejorando esta inteligencia

Si lo que deseamos es mejorar este tipo de inteligencia, independientemente de que hayas nacido o no con ella como inteligencia predominante, debes de estudiarte a ti mismo a fin de conseguir ir mejorando en esta área. Lo mejor para hacerlo sería utilizar estos tips:

Plantéate cómo utilizar el conocimiento de ti mismo para conseguir tus metas

Si lo que deseas es llegar a cumplir una meta en particular, debes de hacerlo como lo haría una persona que domina este tipo de inteligencia. Conócete. Debes de realizar una introspección y descubrir cuáles de tus características personales pueden permitirte realizarla, de manera correcta, y cuáles de ellas podrían hacerte fallar estrepitosamente.

Una de las cosas que primero realizan los individuos con inteligencia intrapersonal es un análisis de sus fortalezas y debilidades; por lo tanto si todavía no las conoces, es importante que comiences a hacerlo.

Se uno con tus emociones

Una de las cosas que te ayudarán también a lograr lo primero, es pararte a reflexionar sobre tus patrones emocionales, de forma que logres una comunión con tus emociones, y que sepas bajo qué estímulos puedes hacer que surjan. De ese modo podrás notar cuáles situaciones causan un estado de ánimo en ti y qué puedes hacer en esos casos particulares que te ayude a seguir adelante.

Evalúa el progreso obtenido

Si quieres progresar en el autoconocimiento, es importante que seas crítico con tus avances, a fin de que puedas deducir por ti mismo lo que funciona y lo que no lo hace. Además, ser críticos con nuestros avances es imprescindible si no queremos hacernos una visión demasiado optimista de lo que hacemos.

Algunas actividades a realizar

Unas de las actividades que estos individuos pueden realizar para potenciar su inteligencia son las siguientes:

  • Reflexionar acerca del punto en el que se está y haciendo dónde se quiere ir.
  • Escribir una autobiografía o diario.
  • Realizar un listado con todas las cualidades que se poseen y que son beneficiosas tanto para encontrar un trabajo como para poder tener relaciones sociales óptimas.
  • Establecerse objetivos reales que se puedan cumplir a corto o medio plazo.
  • Escribir otro listado donde se establezcan los “fallos” que se tengan y donde se determinen aquellos que se considera que se pueden mejorar.

Evita confundirte

La inteligencia intrapersonal es a menudo confundida con la inteligencia emocional; una rama de la psicología en la que se ha trabajado pero que no nace de la teoría de las inteligencias múltiples. Si bien, aunque las dos están enfocadas en el conocimiento propio de las virtudes y en la canalización de las emociones, la inteligencia intrapersonal es un contexto un poco más amplio.

También podríamos confundirla con la inteligencia interpersonal también propuesta por Gardner.

En este punto la interpersonal es la inteligencia que nos permite relacionarnos satisfactoriamente con los demás, y que además nos da una capacidad para sentirnos en comunión con las emociones ajenas por medio de la empatía. La intrapersonal es la forma mediante la cual nos conocemos a nosotros mismos y somos conscientes de nuestras emociones, lo cual nos permite ayudar a los demás, si es lo que queremos, mediante el proceso reflexivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.