Cómo tener éxito en el trabajo

Hay algunas personas que hagan lo que hagan siempre lo hacen bien, estén donde estén.

Esas personas son las que destacan en sus puestos de trabajo y van consiguiendo ascensos.

Aquí te dejo una serie de consejos que puedes aplicar en tu trabajo, y en tu vida en general, para hacer bien las cosas:

Cómo tener éxito en el trabajo, 5 consejos.1) Dormir bien.

Un trabajador que ha dormido bien va al trabajo con una actitud más positiva que el que no lo ha hecho, rinde mejor y se relaciona más satisfactoriamente con sus compañeros (aspecto muy importante en cualquier trabajo).

2) Focalizar tu atención en la tarea que estás realizando.

El peligro que tienen muchos trabajos es la monotonía por la repetición de tareas. A causa de esto la mente no presta atención en lo que hace y la calidad del trabajo se resiente gravemente.

Nuestra mente tiene que ser como un rayo láser que se centra en lo que estamos haciendo. Se puede meditar perfectamente en tu puesto de trabajo a través de la tarea que estás realizando. Es una meditación que busca despertar los 5 sentidos y centrarlos en cada detalle de lo que realizas. Cuando lo consigues, la actividad se vuelve mucho más placentera y la calidad será de de sobresaliente.

3) Relacionarse positivamente con tus compañeros de trabajo.

Este aspecto es muy importante. El mundo se construye a través de las relaciones humanas por lo que es muy importante saberse manejar muy bien en este aspecto. Encuentra la afinidad con los que te rodean y diviértete con ellos.

El puesto de trabajo no tiene por qué ser un lugar aburrido o sombrío. Dale alegría y busca esos pequeños momentos de complicidad con los que te rodean. Pásatelo bien pero cuida de no descuidar las tareas.

Otro punto a este respecto:

Las relaciones con tus compañeros de trabajo no se tienen por qué limitar a este ámbito. Conozco muchas empresas en las que sus trabajadores quedan una vez a la semana para jugar al fútbol, por ejemplo.

4) Agregar valor.

Todos tenemos una tarea encomendada que consiste en agregarle un valor a lo que nos han encomendado. Es lo que hace esa tarea valiosa e imprescindible. Es por lo que te pagan.

Sin embargo, seguro que hay alguna forma de que le agregues un valor añadido a esa tarea. Algo que la haga más valiosa. Quizás esté en su cuidada presentación o en cualquier otra cosa que se te ocurra. Tu eres quien mejor conoce tu trabajo. Indaga acerca de qué valor añadido le puedes agregar a lo que realizas.

5) Estar allí cada día.

Evidentemente todos nos ponemos enfermos pero hay quien a veces se inventa malestares o alarga más de la cuenta algún virus que contrae.

Si eres responsable en este sentido, tus jefes lo valorarán mucho.

6) Anima a los demás a hacer bien su trabajo.

Ya solo con tu ejemplo, con tu buen hacer, estás haciendo de modelo para el resto. Da gusto ver a una persona cuando trabaja bien y alegremente. Esta actitud se contagia.

Intenta ayudar a tus compañeros de trabajo en el desempeño de sus tareas y muéstrales cómo pueden mejorar.

7) Desarrollar cualidades como la paciencia y la comprensión.

En los trabajos existen muchas clases de personas, incluidas las difíciles. Trata de ser paciente y aprender a capear el temporal. La clave está es saber manejar a esas personas. Todas esconden una historia y un poco de compresión no les vendrá mal.