Cinismo: cómo las personas envenenan sus pensamientos

cara del cinismo

El cinismo está bastante presente en la sociedad hoy en día, pero es necesario identificarlo para evitar que te envenenen los pensamientos. Una persona cínica siempre sabrá que decir cuando otros tienen que resolver el problema, pero ellos no serán capaces de mover un dedo realmente. También suelen ser personas sarcásticas intentando mostrarse superior intelectualmente que las demás personas.

En realidad están ocultando su falta de fundamento moral o ético en el cual se basa su comportamiento. Intentan engañar y les cuesta admitir que están equivocados. Utilizan el sarcasmo y el humor negro para evitar las consecuencias de su comportamiento, al menos, a corto plazo.

Los peligros del cinismo

Un estudio en 2009 publicado en ahajournals.org, siguió a más de 97.000 mujeres y demostraron que las mujeres que eran más optimistas tenían tasas más bajas de enfermedad coronaria, muertes relacionadas con el cáncer y en definitiva, menos mortalidad. Por el contrario, las mujeres con las personalidades más pesimistas y cínicas tuvieron tasas más altas de estas enfermedades y muerte. Cuando pensamos que la hostilidad y la negatividad son condiciones que amenazan la vida, el objetivo de ser menos cínico es aún más crucial.

icono de cinismo

El cinismo es parte de una postura defensiva que adoptamos para protegernos. Por lo general, se desencadena cuando nos sentimos heridos o enfadados por algo, y en lugar de lidiar con esas emociones directamente, permitimos que se debiliten y distorsionen la perspectiva real de las cosas. Cuando nos volvemos cínicos hacia algo, podemos comenzar a quemar la mecha de un petardo lentamente. Puede convertirse de algo que te molesta levemente a empezar a tener una actitud hostil continuamente… enciendes la mecha y acaba estallando la pólvora.

El diccionario deja claro su significado: “Actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación”.

Cuándo aparece el cinismo

El cinismo a menudo surge cuando se dirigen las emociones o percepciones negativas que tenemos de nosotros mismos hacia las personas que nos rodean. Muchas de las emociones cínicas surgen cuando nos sentimos vulnerables y/o con baja autoestima y queremos de forma inconsciente, protegernos. En los momentos en que nos sentimos vulnerables y nos desanimamos, es mucho más probable que reaccionemos endureciéndonos y poniéndonos a la defensiva, aunque en realidad solo sea fachada.

Una mayor susceptibilidad al cinismo puede ser una señal segura de que estamos concentrados en nosotros mismos, siendo excesivamente egocéntricos. Cuando entramos en este estado mental, a menudo estamos viendo a quienes nos rodean a través del mismo filtro crítico, pero en realidad es vernos a nosotros mismos haciendo proyección. Es como una voz interior demasiado crítica.

chica con cinismo

Quizá te juzgues severamente pero proyectas ese crítico interno hacia las personas que te rodean. Quizá comiences a ver a una persona que quieres solo por sus defectos sin tener compasión por sus luchas internas, por ejemplo.

Debido a que las actitudes cínicas y sospechosas crean un filtro negativo a través del cual observamos nuestro entorno, cuando estamos en este estado, tendemos a perder las alegrías de la vida. Nos entregamos a una mentalidad de “nosotros contra ellos” que nos empuja contra cierta persona o grupo. Cuando hacemos esto, es valioso preguntarnos: “¿De quién es el punto de vista? ¿Es así como realmente me siento, o estoy reaccionando exageradamente según los viejos sentimientos de mi pasado?”

Estas conexiones no siempre son fáciles de hacer, pero muy a menudo, nuestras actitudes cínicas reflejan las de figuras influyentes del pasado. Las actitudes críticas a las que estamos expuestos en una etapa temprana de la vida, ya sean dirigidas hacia nosotros o hacia otras personas, pueden moldear la forma en que vemos a las personas cuando crecemos. Los eventos que nos hacen sentir vulnerables, heridos o enfadados a menudo desencadenan estas reacciones antiguas y  a menudo cínicas. Como adultos, es nuestra responsabilidad separar estas actitudes de las nuestras y diferenciar de influencias tempranas destructivas, para no hacer daño emocional a los otros, ni a nosotros mismos.

Ser positivo es una apuesta más segura

Los sentimientos positivos en realidad nos hacen más resistentes cuando enfrentamos circunstancias negativas. Entonces las preguntas que debes hacerte son: “¿por qué no buscar lo mejor en las personas?”, “¿Por qué nos hacemos sufrir por las fallas en los demás?”, “¿Cómo podemos dejar a un lado los puntos de vista cínicos y destructivos y las actitudes críticas que nos llevan en una espiral descendente?”

bombilla cínica y bombilla pesimista

Evitar el cinismo no significa evitar las emociones que sienten. No se trata de ser falso con el entorno. Más bien, se trata de aliviar nuestro propio sufrimiento al lidiar con las emociones directamente sin permitirles colorear la lente a través de la cual vemos el mundo. Entender las propias emociones y buscar soluciones si nos hacen sentir mal es la mejor forma de evitar el cinismo y tener una relación saludable con uno mismo y con los demás. Es importante reconocer nuestras emociones y permitirnos sentirlas plenamente. Entonces podemos decidir cómo queremos actuar.

En lugar de dejar de lado los comentarios críticos o de chismorrear sobre alguien por el que nos sentimos provocados, podemos pensar qué está provocando nuestras reacciones cínicas. ¿Estamos proyectando nuestros autoataques? ¿Estamos experimentando dolor o enfado? Después es buena idea hablar con alguien más sobre esos sentimientos, o al menos reconocer los sentimientos hacia nosotros mismos. Si dejas el cinismo a un lado, no sabotearás tu experiencia.

Cuando somos capaces de sentirnos seguros y protegidos en nosotros mismos, podemos expresar mejor la compasión hacia los demás sin caer en el veneno del cinismo. Podemos empezar por reconocer que todos luchan. A menudo, cuando una persona hace algo que nos duele, actúa desde un lugar de defensa y se hace daño. Algunas personas pueden tener rasgos peores que otros, pero todos tienen deficiencias.

Muestra compasión por los demás y por ti mismo

La compasión requiere una combinación única de aceptar que cada uno de nosotros tiene mentes que piensan de manera diferente, al mismo tiempo que nos damos cuenta de que todos estamos en el mismo barco, que todos estamos heridos a nuestra manera. Contrarresta el cinismo al permitirnos sentir nuestra ira, dolor o frustración sin llevar estos sentimientos a un lugar oscuro que nos lastima de forma oscura tanto a nosotros como a los que están cerca de nosotros.

Tú eres tu pensamiento y creas el mundo en el que vives. Si cultivas compasión en lugar de cinismo, te sentirás mejor y vivirás con mayor plenitud. Comenzarás a sentirte más cercano hacia las personas que tienes cerca y te sentirás más satisfecho contigo mismo y con la vida que llevas. Las actitudes destructivas formarán parte del pasado. 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.