Un compromiso diario con la meditación

La meditación es una práctica que podemos desarrollar nosotros individualmente, en la tranquilidad de nuestra habitación, o bien podemos recibir una formación externa.

En cualquier caso, nunca se acaba de aprender. Siempre podemos llegar a un estado más pleno de conciencia y relajación. El Budismo dice que sí puede tener un tope, cuando se alcanza el nirvana.

La meditación no es algo reservado a los místicos. La gente “normal” de la calle, grandes ejecutivos, políticos y banqueros también practican la meditación y la incorporan a su vida diaria conscientes de sus enormes beneficios.

A través de la meditación se puede llegar a ser más consciente de la realidad que nos rodea, podemos apreciar la belleza de sus pequeños detalles, nuestros corazones se abren y aprendemos a ser más receptivos con los demás. ¿Quién no quiere esto en su vida?

Podemos utilizar la meditación para desarrollar virtudes o valores como la compasión o cualquier otra que consideres necesaria para tu vida. Los defectos se vuelven más pequeños y las virtudes empiezan a ocupar su lugar.

Tienes que intentar averiguar qué virtud o valor quieres instaurar en tu personalidad. La meditación te ayudará a descubrir qué es lo que te falta en la vida para ser una persona más íntegra.

Para lograr esto es necesario un compromiso diario, una disciplina que se verá reforzada a medida que vayas obteniendo beneficios.

El proceso no es fácil. Tendremos días buenos y días malos pero si persistimos en la práctica de la meditación al final obtendremos una vida más plena.

Existen webs especializadas en esta práctica o incluso en tu ciudad puede que haya alguna asociación que practique la meditación en grupo. Llegados a este punto, tengo que decirte que si eres creyente lo tienes más fácil: la oración es una excelente manera de practicar meditación.

Te animo a que te comprometas todos los días a buscar un hueco para meditar. No es necesario grandes preparativos. Lo ideal sería meditar en la soledad de tu habitación, sin ruidos, pero también puedes meditar en el autobús que te lleva al trabajo.

Te animo a que todas las noches, o en el momento del día que consideres más oportuno, reserves un tiempo, no te voy a decir cuánto, a practicar la meditación, a recogerte contigo mismo, a reflexionar, a ser agradecido…

Muchas personas buscan la felicidad pero luego no realizan los pasos necesarios para obtenerla. La búsqueda de la felicidad requiere un compromiso y una disciplina diaria. La puedes obtener mediante la meditación… pero con esfuerzo.

Una vez que descubras todo el poder que la meditación puede darte, nunca dejarás de practicarla.

Para finalizar, te dejo con un vídeo motivacional:


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.