Categorías: Psicología, Trastornos

Si has trabajado o has tenido contacto frecuentemente en un entorno escolar es más que probable que hayas escuchado alguna vez el término de “discalculia”. La discalculia ocurre cuando un niño o un adulto presenta dificultades en las matemáticas, en cuanto al cálculo o a las operaciones… Es parecido a la dislexia pero en lugar de centrar las dificultades en el lenguaje se centra en el cálculo.

A continuación vas a entender mucho mejor qué es y cómo afecta al aprendizaje de las matemáticas. Este problema no solo les afecta en la escuela, también pueden tener dificultades en la vida diaria. La buena noticia es que existen apoyos y estrategias que pueden ayudar a los niños a tener las habilidades que necesitan y mejorar en ello. ¡No te pierdas en qué consiste!

A lo largo de tu vida es más que probable que hayas escuchado la palabra “prejuicio”. Cuando se habla de prejuicios se hace referencia a la actitud injustificada o incorrecta (y sobre todo negativa) hacia una persona basándose en la pertenencia de la persona a un grupo social. Por ejemplo, una persona puede tener puntos de vista con prejuicios debido a la raza o al género de alguien en concreto.

En ocasiones se confunden con la discriminación. Como hemos comentado en el primer párrafo los prejuicios es una actitud injustificada pero cuando nos referimos a la discriminación, estamos hablando de un comportamiento o una serie de acciones negativas hacia un individuo o grupo de personas especialmente a causa del sexo, raza, clase social, etc.

Categorías: Ansiedad, Salud

Sentir vergüenza es algo normal que puedes sentir en momentos en los que sientas que otros se pueden burlar de ti o que has cometido una falta y otros se darán cuenta. Aunque parezca mentira, también se puede sentir vergüenza por lo que otros hacen, esto es lo que se conoce como vergüenza ajena.

Por tanto, la vergüenza es una emoción secundaria o compleja del ser humano. No es una emoción básica como puede ser la alegría o la tristeza. La vergüenza aparece como resultado de transformaciones de otras emociones básicas. Por ejemplo, cuando sentimos malestar ante una acción que ha salido mal.

Categorías: Psicología, Trastornos

Existen síndromes extraños entre las personas y éste puede ser considerado uno de ellos. El Síndrome de Stendhal es poco común pero existe y hay personas que lo padecen. También se conoce como el estrés del viajero, el mal del viajero romántico o el Síndrome de violencia. Pero, ¿qué es exactamente este síndrome y cómo afecta a las personas que lo padecen?

Aunque es bastante normal tener sensaciones cuando tenemos algo delante que nos interesa o que nos provoca cierta emoción, con el síndrome de Stendhal, las emociones se llevan al extremo. Las personas que tienen este síndrome tienen una gran sensibilidad y tienen una reacción intensa ante las emociones que les despierta una obra de arte, un paisaje o incluso, una película.

La humildad es una característica humana que nos diferencia de los animales… Aunque también es una característica que debería trabajarse más a menudo en las personas puesto que no siempre las personas son todo lo humildes que debieran. La humildad es necesaria para la vida y para poder vivir bien en sociedad… Nos ayudaría a tener una sociedad mucho más cohesionada.

Tener humildad te hará crecer personalmente, serás mejor persona y además, también te permitirá ser más agradecido. Podrás vivir la vida de mejor forma y tendrás un corazón mucho más noble que si no eres humilde.

Categorías: Estrés, Salud

Todos hemos tenido pesadillas alguna vez en nuestra vida. Te despiertas asustado o agitado a causa de las imágenes que has tenido en tu mente mientras dormías. Algunas pesadillas son vividas y parece que las estás viviendo, sintiendo un gran alivio al despertar y descubrir que nada de lo que estás experimentando era realidad.

Para algunos, tener una solo es un mal sueño: imágenes aisladas y desagradables con poca respuesta de quien sueño. Aunque en otras ocasiones, pueden hacer que experimentes auténtico terror, miedo y ansiedad. La fiebre, la mala salud o la mala alimentación también pueden provocarlas.